Una marcha no tan inocente

Una marcha no tan inocente

Nos queda la sensación de que la marcha convocada ayer por la CGTP no es otra cosa que un exacerbado protagonismo político.

Los mismos dirigentes de siempre y los mismos puños levantados gritando injusticias al viento. Lo irónico de esta marcha –que pudo ser mejor- es el sancochado de pedidos que no sabemos a quiénes van dirigidos y la violencia que intentan imprimir a sus demandas.

Compartimos la impaciencia por el inicio de las obras de rehabilitación y reconstrucción. Hasta avalamos la ira de algunos vecinos por no haberse considerado algunos proyectos importantes para sus barrios, pero es descabellado pretender meter en una misma marcha a manifestantes que piden anular el anillo vial.

A otros que exigen la condonación de deudas a la EPS Grau y hasta aquellos que exigen presupuesto para salud y la construcción de la Ciudad Judicial.

Condenable, además, es la actitud de violencia y el incentivar a tomar carreteras y el aeropuerto, afectando a miles de ciudadanos que no tienen nada que ver con ese afán de “figuretismo” político de algunos dirigentes, entre ellos un parlamentarios que no sabe si está como defensor de los ciudadanos o enemigo de ellos.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.