Un DU 002-200 que deja mal sabor

Un DU 002-200  que deja mal sabor

Bajo el liderazgo de Flor Pablo, el Minedu ha tenido una muy buena relación con las asociaciones de colegios privadas formales y legales, particularmente las más reputadas por los logros de sus egresados reconocidos en las diversas universidades e institutos tecnológicos.

Esto se logró gracias a diversas mesas de trabajo que trataron con apertura los temas cruciales que definen la educación de calidad en el Perú, llegando a diversos puntos de acuerdo conceptual, más allá de la aún retrógrada costumbre del Minedu de hacer procedimientos muy extensos, burocráticos, reglamentaristas y con espíritu sancionador que ojalá algún día se reformulen.

Esa confianza y espíritu de colaboración ha sido lesionada por el DU-002-2020, que se promulgó sin conversar previamente sobre su contenido, alcances e impactos, por lo que en retrospectiva el Minedu reconocerá que requiere reglamentarse de manera inteligente para que no se convierta en un desincentivo para los injustamente afectados.

Anunciar en enero cambios en el significado de la cuota de admisión y su forma de administrarla (pese a que ya formaba parte de lo pactado con padres desde el año anterior), introducir el concepto de silencio administrativo negativo que nos devuelve a las prolongadas esperas a que el Minedu dé las autorizaciones de funcionamiento y ampliaciones saliéndose de la ley general que rige el tema, por mencionar un par, dejará indefensos a los colegios serios frente a padres y funcionarios que incorrectamente podrían ampararse en esta norma para violentar su capacidad de funcionar con la consistencia y límites que requieren. Eso da cada vez menos autonomía a los colegios y más incentivos a la indisciplina generalizada.

Tenemos en el Perú un serio problema que surge de la incapacidad del estado de fiscalizar las instituciones a su cargo. Al no hacerlo con las normas existentes, los sectores generan nuevas normas más agresivas para ver si esta vez sí se obtienen mejores resultados. Pero estas normas usualmente afectan más a los que ya cumplían las anteriores, y siguen dejando si aplicarse a los tradicionales evasores o sacavuelteros de siempre. Hasta la siguiente norma…

Lo que hay que hacer bien es fiscalizar a los trasgresores con las normas ya existentes, en vez de hacer más normas asfixiantes creyendo que eso resuelve el tema.


Escrito por: León Trahtemberg
COMPARTIR     Twittear Compartir

León Trahtemberg

León Trahtemberg

Educador y columnista de diversos medios de comunicación. Es miembro del Consejo Nacional de Educación desde el año 2002. Ha publicado 16 libros sobre Educación Peruana. Recibió las Palmas Magisteriales en grado de Amauta, máxima condecoración otorgada por el Ministerio de Educación del Perú (2001).