Sus propios actos lo condenan

Sus propios actos lo condenan

Resulta vergonzoso y penoso a la vez que un presidente, que representa a un país, esté involucrado en actos de corrupción, sobre todo de su entorno familiar y personal.

Es Escandaloso, además, la imagen que el Perú da en el exterior, a los inversionistas y a los socios estratégicos con los allanamientos constantes de Fiscalía al propio palacio de gobierno.

Y la culpa de todo esto no es de los medios de prensa como intentan hacer creer los abogados defensores y ayayeros de Pedro Castillo; tampoco de la derecha “achorada”. La responsabilidad de todos estos actos vergonzosos solo le compete al propio presidente al haber permitido -con pasividad o complicidad-, que su entorno familiar, sus amigos cercanos y toda suerte de pillos con título de “empresario” y pandilleros políticos gestionen, faciliten y saquen provecho de su gobierno.

Castillo quiere torcer la opinión pública mostrándose cómo víctima, pero olvida que son los hechos y las evidencias lo que lo incriminan, pues Fiscalía, jueces y Policía actúan sobre elementos de convicción y actos verificables, y todas las acusaciones, pistas y delaciones de los colaboradores eficaces lo involucran.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.