Rinitis alérgica y crónica

Rinitis alérgica y crónica

t2

Es una afección muy común, que afecta la calidad de vida de aproximadamente una de cada cinco personas en todo el mundo.

La rinitis es un trastorno que afecta a la mucosa nasal y que produce estornudos, picor, obstrucción, secreciones nasales y en ocasiones falta de olfato.

No es igual al asma, pero puede ser un indicador de que la persona que la padece tiene una especial predisposición a desarrollar más adelante los síntomas característicos de una hiperreactividad bronquial.

La rinitis alérgica puede ser pasajera, ya que se debe a una reacción inmunológica del organismo frente a determinadas sustancias conocidas como alergenos.

La rinitis crónica  se produce cuando el motivo de la alergia son otros elementos tales como los ácaros, la inhalación de ciertas sustancias presentes en el entorno diario del paciente (alergia ocupacional) o los pelos de mascotas, que no tienen un carácter estacional.

CAUSAS

La inflamación de la mucosa nasal y pueden tener diferentes causas:

• Estructurales: puede darse por la desviación del tabique nasal o traumatismo.

• Infecciosas: por la acción de virus o bacterias del ambiente.

• Alérgicas: por hipersensibilidad a los ácaros, polen, pelos de perros o gatos.

TRATAMIENTO

Ante un diagnóstico de rinitis, lo primero que debería hacerse es practicar un test de alergia, aunque no se tengan síntomas alérgicos.

Especialistas aseguran que existen muchos casos de la enfermedad en que una persona es alérgica, por ejemplo a los ácaros, sin que presente síntomas evidentes de ello, tan solo una obstrucción nasal. Si la causa es alérgica, la no exposición al alérgeno y las medidas higiénicas harán que los síntomas mejoren mucho.

El médico aconsejará corticoides, antihistamínicos, descongestionantes.

Siempre irá bien un tratamiento natural: lavados con agua de mar, ya sea natural o de farmacia.

COMPARTIR     Twittear Compartir