Qatar 2022: Más de 400 trabajadores murieron durante obras para el Mundial

Qatar 2022: Más de 400 trabajadores murieron durante obras para el Mundial

Autoridades en Qatar admitieron que más de 400 trabajadores fallecieron durante la construcción de estadios para el Mundial.

El más alto cargo de Qatar para el Mundial admitió que más de 400 trabajadores migrantes murieron en accidentes laborales en el país en los años previos al máximo torneo de fútbol.

Hassan Al Thawadi, jefe del comité organizador del Mundial, reveló la cifra de 400 a 500 en una entrevista con la televisión británica, al ser consultado por cuántos trabajadores habían muerto “trabajando para la Copa del Mundo”.

El comité organizador dijo posteriormente que su respuesta se refiere a “estadísticas nacionales que abarcan el período de 2014 a 2020 para todas las fatalidades laborales” en Qatar, “cubriendo a todos los sectores y nacionalidades”.

Precisó que hubo 414 trabajadores muertos en el período de ocho años.

Los trabajadores migrantes componen más de 2,5 millones de la población qatarí de 2,9 millones, y las condiciones laborales han sido duramente criticadas, en especial en los grandes proyectos de construcción que transformaron el pequeño país del Golfo la última década.


Puedes leer ► La impactante imagen de tres migrantes de Nigeria que viajaron 11 días en la pala del timón de un buque para llegar a España


Qatar nunca había divulgado una cifra precisa de los trabajadores foráneos muertos, y ha negado la versión de grupos de derechos humanos que hablan de miles de víctimas fatales.

Más bien ha insistido en que solo 37 trabajadores murieron en proyectos mundialistas y que solo tres fallecieron en accidentes laborales. Thawadi repitió esta cifra en la entrevista. “Una sola muerte ya es demasiado, así de simple”, indicó Thawadi.

Sin embargo, su comentario generó nuevas condenas de grupos de derechos humanos.

“En la última década, miles de trabajadores han vuelto a casa en ataúdes sin ninguna explicación para sus seres queridos”, sostuvo Steve Cockburn, de Amnistía Internacional.

 

 


Síguenos en nuestras redes sociales:


 

COMPARTIR     Twittear Compartir