Protejamos a los escolares

Llegó el fin del año escolar para la mayoría de colegios de la región y con ello, lamentablemente, aumentó el riesgo de robos. El último jueves, dos pistoleros en moto asaltaron el colegio José Inclán -que alberga temporalmente a las estudiantes del colegio Fátima-, desatando el pánico entre los maestros y escolares.

Afortunadamente, ningún escolar resultó herido. Dos alumnas se desmayaron por la impresión. Pero la próxima vez en este u otro colegio, las consecuencias podrían ser mayores. Estamos ante una clarinada de alerta que debería generar una respuesta inmediata de parte de la Policía, pero también por parte de las potenciales víctimas. Por varias razones, en estos días las asociaciones de padres y madres de familia se disponen a gastar lo recaudado para las fiestas de promoción de sus hijos, en las demás secciones se hace pequeñas colectas para el compartir de fin de año, llegó la fecha de pagar pensiones y no olvidemos que algunos directores de escuelas nacionales han recibido dinero para reparar sus colegios para las lluvias de El Niño.

Es decir, por diversas razones, estudiantes, maestros o padres –todavía hay muchos que portan efectivo en el bolsillo–, podrían ser objeto de robo ya sea dentro o durante el ingreso a los centros educativos.

Ante el riesgo hay que pedir seguridad a la Policía especialmente en estos días hasta que acabe el año escolar, pero también prudencia y cultura de seguridad a los directores, maestros, padres y madres de familia, no portando más dinero en efectivo del que sea necesario, evitando recaudar aportes de los padres en cash, controlando escrupulosamente el ingreso al plantel para evitar que se infiltren extraños. Y a lo largo del año, impulsando más la educación de los alumnos en seguridad ciudadana.

COMPARTIR     Twittear Compartir