Pensamiento creativo

Pensamiento creativo

¿Cómo hacen las personas creativas para llevar a buen término sus grandes ideas? En TED el psicólogo organizacional Adam Grant, define a los pensadores “originales” como aquellos que sueñan con ideas nuevas. En su charla nos presenta sus hábitos más usuales, el primero: aceptar el fracaso. “Los originales más destacados son los que más fallan, porque son los que más intentan”, dice Grant.

No se trata solo de lanzar ideas originales sino de llevarlas a la práctica y adecuarlas hacia determinado propósito, alineándolas con el sentir y las necesidades del usuario. La lección es que para ser original no es necesario ser el primero; solo hay que ser diferente y mejor. Es más fácil mejorar las ideas de otra persona que crear algo nuevo desde cero. ¿Qué es más efectivo para impulsar la creatividad? ¿Ser rápidos para empezar o lentos para terminar?

La segunda lección de Grant es que si hay dudas no hay que dejarlas ir. No se trata de no tener dudas, sino de reconocerlas y conducirlas de una manera original. La clave está en dudar de la opción que nos da el sistema y buscar una mejor alternativa. Se trata de ver con una mirada fresca lo que uno ha visto ya muchas veces, buscar un nuevo ángulo y hacerse preguntas y cuestionar, rompiendo paradigmas sin aceptar lo establecido. ¿Qué pasaría si hiciéramos esto así o de esta otra forma?

Adam Grant se define como “precrastinador”: alguien que se plantea la presión desde el inicio, creándose la urgencia sin esperar una presión externa o que venza un plazo. Así gana tiempo y tranquilidad para divagar, dudar, darle vueltas a la idea original, considerar alternativas, testear y equivocarse sin temor. Este enfoque le permite descartar las ideas malas y aprender de sus fracasos haciendo caso omiso a los cánones sociales del “exitoso”.

El tercer punto es un consejo para la mayoría de nosotros: si queremos ser más originales, generemos un mayor número de ideas. Las personas originales también temen fallar, pero la diferencia es que su mayor temor es fallar por inacción, por no haber hecho siquiera el intento de probar.


Escrito por: Joaquín Schwalb Helguero
COMPARTIR     Twittear Compartir

Joaquín Schwalb Helguero

Joaquín Schwalb Helguero

Colaborador de El Tiempo.