No podemos pestañear ni cerrar los ojos

No podemos pestañear ni cerrar los ojos

El ministro de Agricultura, José Manuel Hernández, está en lo cierto. La rehabilitación y reconstrucción de Piura está despertando apetitos desmedidos tanto entre funcionarios como en los empresarios de la construcción y servicios; pero también muchas ganas de protagonismo en la clase política. Lo malo es que bajo esta perspectiva, serán los proyectos los que salgan afectados, medio chuecos o entrampados.

Por ello se hace necesaria la existencia de las veedurías ciudadanas para vigilar que los recursos se inviertan en las obras, y que estas se entreguen a empresas responsables. Se está anunciando la conformación de comités de veedores en la región, pero debemos estar vigilantes para que estos, también, en vez de ser un control de la inversión pública, se vuelvan una obstrucción al desarrollo.

Y es que en un año electoral como el que se avecina hay muchos candidatos, políticos y dirigentes que han visto en la reconstrucción el mejor argumento para ganar protagonismo y titulares en los medios de comunicación, bajo el paraguas de veedores, aunque para ello se ponga en riesgo las propias obras. De eso también debemos estar vigilantes.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.