Nicolás Maduro obliga a los venezolanos a marchar en su apoyo

Nicolás Maduro obliga a los venezolanos a marchar en su apoyo

Ayer, el chavismo convocó a sus bases para mostrar solidaridad a Nicolás Maduro. El llamamiento lo hizo el gobernante Partido Socialista Unido y fue replicado en toda la estructura burocrática del Estado. La presencia se convirtió, como en ocasiones anteriores, en obligatoria. La movilización popular apenas colmó una calle y media. La asistencia al palacio presidencial fue poca al llamado «Escudo de amor» de Maduro. Por ejemplo, la gobernación de Vargas, adyacente a Caracas, prometió aportar 40 autobuses repletos de militantes, pero no pudo llenarlos todos.

«El imperio quiere matar a nuestro líder y no lo vamos a permitir. Estamos en la calle rodilla en tierra», comentó Daniel López, militante del chavismo. A su lado, una mujer gritaba: «Estamos dispuestos a defender a Maduro, siguiendo el legado del comandante (Hugo) Chávez».

La marcha de apoyo a Maduro viene después de que nadie saliera a las calles a respaldar al presidente y de la espantada de las Fuerzas Armadas venezolanas, retransmitida en directo. Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano, que hace seguimiento a asuntos militares en Venezuela, evaluó el «ridículo» visto en televisión con las tropas que huyeron tras las explosiones. «Una estampida televisada como la que ocurrió, es una vergüenza para cualquier institución militar en el mundo. Más aún para quienes se definen como herederos de la gesta de Simón Bolívar». En opinión de San Miguel, «esto fue una desbandada producto del pánico creado en la huida presidencial. Nadie tomó el liderazgo en esa huida. El palco presidencial lució confundido, sin subordinación ni mando claro. Algo insólito en términos de una amenaza a un Jefe de Estado que debe ser respondida por Casa Militar (la guardia presidencial)», explicó.

Luis Alberto Buttó, director del Centro Latinoamericano de Estudios de Seguridad de la Universidad Simón Bolívar, considera que no es justo cuestionar a los uniformados. «En ese momento estaban desarmados, es instinto buscar protección», afirma. Diosdado Cabello, militar retirado y presidente de la constituyente, defendió a los soldados. «No estaban en unidad de combate sino de desfile. Quien los cuestiona sigue subestimando una respuesta».

Vía La Razón

COMPARTIR     Twittear Compartir