Minedu: aportes para un nuevo inicio

Minedu: aportes para un nuevo inicio

Todo cambio de equipo ministerial se convierte en oportunidad para revisar políticas y estrategias del sector que podrían merecer modificaciones. Aportaré algunas sugerencias sobre las que creo que cabría al menos una reflexión.

Revisar la propuesta de los COAR (experiencias costosas y paralelas a la carrera pública magisterial que no son transferibles a todas las otras secundarias), el (mal) uso de los resultados de PISA y las ECE como referentes de la calidad de nuestra educación y las pésimas estrategias de hacerlas públicas o de entrenar a los alumnos para que las resuelvan “mejor” asignar bonos a los maestros en función de esos resultados.

El Ministerio no debe ser el capacitador y evaluador de los maestros para su ascenso en la carrera pública magisterial (no es su razón de ser). Reformular el actual currículo nacional que parece retrógrado. Sumado a ello, es notable la falta de autonomía escolar y la ausencia de promoción a la innovación que podría permitir que cada colegio sea una unidad de innovación educativa, ya que actualmente están castigados por el Minedu bajo la presunción de que “si les dan más autonomía, estafarán a la gente o harán las cosas mal”.

También es una oportunidad para apuntalar el ausente liderazgo educativo de estas pasadas gestiones ministeriales cuyos voceros usualmente hablan de infraestructura, presupuesto, evaluaciones y remuneraciones, olvidando que los padres y maestros necesitan pautas sobre crianza, sobre las razones de las innovaciones pedagógicas, el sistema de evaluación, la prevención de vicios, el mundo de la sexualidad escolar; necesitan pautas sobre el uso y abuso no solo de sustancias psicoactivas sino de internet, tabletas y teléfonos inteligentes, cómo promover de la ciudadanía responsable desde la infancia yí como incentivar la lectura y las actividades artísticas y deportivas, evitando las competencias a temprana edad.

Debo reconocer que cada equipo ministerial tiene su propia visión, capacidades y limitaciones, y que como ciudadano debo aceptar su rol rector, lo que no me exime de señalar aquello que creo que se puede hacer diferente o de modo novedoso. Ese es el espíritu de mis propuestas, sin que ello implique que desconozca los esfuerzos de los ministros para hacer bien su trabajo en función de sus propios credos educacionales.


Escrito por: León Trahtemberg
COMPARTIR     Twittear Compartir

León Trahtemberg

León Trahtemberg

Educador y columnista de diversos medios de comunicación. Es miembro del Consejo Nacional de Educación desde el año 2002. Ha publicado 16 libros sobre Educación Peruana. Recibió las Palmas Magisteriales en grado de Amauta, máxima condecoración otorgada por el Ministerio de Educación del Perú (2001).