Llamado oportuno

Llamado oportuno

d1

Robinho llevó a Brasil a los cuartos de la Copa América en su bicicleta, que aunque un poco oxidada, se convirtió en la principal referencia ofensiva de un equipo que aún no convence.

Llamarlo fue una de las mejores decisiones de Dunga en la convocatoria a la Copa América. Sería la llanta de repuesto perfecta para un caso de emergencia.

Y ese momento llegó: Neymar fue suspendido por cuatro partidos por iniciar una gresca en el último partido que disputó en el torneo, frente a Colombia (derrota 1-0) el miércoles pasado.

Dunga rompió el vidrio y puso a Robinho en lugar del crack, apostando a su buen momento en el Santos de Brasil y su experiencia para calmar la ansiedad del resto del elenco.

CUMPLE MISIÓN

Cumplió a cabalidad su misión, se echó encima la pesada mochila de Neymar y dio al equipo movilidad, habilitaciones correctas y mucha velocidad por la derecha del ataque de Brasil que derrotó a Venezuela por 2-1 y clasificó a cuartos de final.

“Traté de dar lo mejor de mí, cadenciar y acelerar en la hora correcta, pero falta un poco de ritmo de juego”, evaluó Robinho, que desempolvó la bicicleta, le puso un poco de aceite y salió al ataque.

“No puede haber miedo, la responsabilidad es grande, no solo por sustituir a Neymar, sino por estar en la selección en la Copa América. Estoy preparado”, lanzó.

La selección, que no ha mostrado su mejor fútbol, necesita ese discurso de confianza.

COMPARTIR     Twittear Compartir