A partir de hoy inquilinos morosos serán desalojados con orden notarial

A partir de hoy inquilinos morosos serán desalojados con orden notarial

Con ley en vigencia, los propietarios de inmuebles en alquiler ya no tendrán que esperar varios meses para desalojar a los inquilinos deudores.

Es así que a partir de hoy, los arrendatarios podrán solicitar la intervención de un notario para llevar a cabo la medida de desalojo.

¿Cómo?

Será posible gracias a la entrada en vigencia de la ley que regula el procedimiento especial de desalojo con intervención notarial, la cual permitirá que, con intervención del notario.

El arrendatario deberá acudir a un notario que se encuentren dentro de la provincia en la que se ubica el bien inmueble y presentar constancias que demuestren que los inquilinos tienen deudas y están incumpliendo el contrato firmado al momento de la mudanza.

Es necesario que en el documento se precise cuánto se cobra y dura el alquiler, y que cuente con firmas legalizadas.

Al notario le corresponderá comprobar que los inquilinos están incumpliendo el contrato y, de ser así, el propietario de la vivienda podrá enviar una carta notarial al inquilino en la que le solicita que se retire.

Desalojo

El siguiente paso para que se haga efecto del desalojo será acudir al juez letrado del lugar en el que se ubique la propiedad y llevar el acta y las copias legalizadas en las que el notario solicitó el desalojo.

Como un notario ya verificó el incumplimiento de pagos de parte del inquilino, lo que le corresponde al juez será hacer la orden de desalojo. El juez tiene como plazo 3 días para revisar la solicitud.

Posteriormente, el juez puede ordenar el desalojo de los inquilinos, para lo cual cursa un oficio a la dependencia correspondiente de la Policía Nacional del Perú para que en el plazo de 2 días hábiles contados desde el día siguiente de la notificación, se realice el desalojo a los inquilinos morosos.

Los dueños del inmueble también tienen la opción de, ante el juez, solicitar el pago correspondiente de su estancia que no cancelaron e incluso el reconocimiento de los gastos en el notario o en asesoría jurídica para resolver el caso.

Fuente La República

COMPARTIR     Twittear Compartir