Editorial: Una propuesta para tomarla en cuenta

Editorial: Una propuesta para tomarla en cuenta

La propuesta, lanzada por el arzobispo de Piura y Tumbes, de conformar una mesa técnica para impulsar y vigilar las obras de reconstrucción -cuando el Gobierno se digne a empezar-, tiene puntos a favor y también aspectos mejorables. En todo caso, es una alternativa frente a los desgastados liderazgos de algunas asociaciones civiles que se dan de narices contra la impenetrabilidad de la administración pública.

Las lluvias que cayeron semanas atrás permitieron ver el poco criterio de calidad con que algunas obras “de rehabilitación” fueron ejecutadas. ¿Esto pudo haberse evitado? Sí, si se hubiera permitido la participación de la sociedad civil (colegios profesionales) como proponente y custodia de que los trabajos se hagan bien. Los distintos niveles de Gobierno tienen también el deber de coordinar acciones y superar la anarquía motivada por la propia Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, que entregó responsabilidades a autoridades que marchaban a su propio ritmo -a ritmo de tortuga- y lejos de la mirada de Contraloría, la cual se limita a señalar “riesgos” y, luego, constatar el mal estado de las pistas “reparadas”.

La idea de estar unidos no significa solo darnos mutuo aliento y expresar buenos deseos de que las obras se harán bien, sino la de coordinar intervenciones, establecer pasos a seguir, contribuir a que Piura resurja de la aciaga experiencia del 2017 y vigilar que todo se haga conforme a la ley y en pro de las necesidades de Piura, que no merece vivir un día más acechada por el polvo, las ruinas y la apariencia de que no existe para las autoridades de Lima, salvo cuando tienen que tomarse las fotos.

COMPARTIR     Twittear Compartir