Editorial: Insistamos en que el Papa venga a Piura

Editorial: Insistamos en que el Papa venga a Piura

El papa Francisco ha anunciado que no vendrá a Piura y solo pasará por Lima, Trujillo y Puerto Maldonado. Los motivos aún no han sido revelados pero queda claro, a la luz de la experiencia, que las autoridades eclesiásticas y políticas pueden hacer aún las gestiones necesarias para traer al sumo pontífice católico a estas tierras.

En efecto, en 1984 las gestiones del entonces arzobispo de Piura, Óscar Cantuarias, -considerado un símbolo presente en la memoria colectiva piurana, un líder con demostrada capacidad de convocatoria en estas tierras creyentes- lograron que Juan Pablo II visitara Piura. Eran tiempos difíciles, pero el fervor logró lo que en un principio parecía imposible.

Volvamos a nuestro presente. Una posible visita de Francisco a Piura será el resultado de gestiones, de esfuerzos mancomunados y de voluntades orientadas en conjunto. Todo ello implica que nuestros representantes políticos y gobernantes pongan manos a la obra y conviertan a la región en un lugar a la altura de visitas tan importantes, capaz de unirse para pedir al Papa su bendición aquí, en nuestro suelo.

También significa que la casa común de los piuranos, la región, debe ser adecuada, rescatada de la precariedad infraestructural. Cierto es que los trabajos de rehabilitación, reforzamiento y aún la misma reconstrucción deben ser fines en sí mismos, pero cualquier estímulo es bueno para impulsar y apresurar las obras. Si se logra que Francisco haga un cambio inesperado en su programa, debe encontrar una región más fuerte y cohesionada, involucrada en el desarrollo y en el bienestar común.

COMPARTIR     Twittear Compartir