Editorial: Cambios y renuncias en la reconstrucción

Editorial: Cambios y renuncias en la reconstrucción

La reconstrucción de Piura será un tema del cual hablaremos durante mucho tiempo. En realidad, en Piura esta tarea no ha comenzado y ya el denominado zar de la Reconstrucción, Pablo de la Flor ha renunciado. Seguro que no es tarea fácil emprender la tarea titánica de hacer de Piura una región segura y amigable.

Han pasado siete meses desde el desastre, aunque todo febrero y marzo Piura ya vivía una emergencia, y no se comenzado. Ahora se invierten 350 millones en la descolmatación del río, trabajos considerados por los especialistas piuranos como innecesarios. Mientras tanto, las defensas del río están destruidas. Si llueve, el próximo verano con la misma intensidad que en el pasado marzo, las consecuencias serán mayores porque la ciudad está más vulnerable. Los diques están rotos y las calles intransitables.

En medio de este caos la renuncia de Pablo de La Flor es alabada por muchos. Sin embargo, el cambio puede traer más retrasos. Quien lo suceda debe comenzar a diseñar su propio programa de reconstrucción, que todos esperamos sea rápido y eficiente.

A los piuranos, más que el nombre de nuevo zar de la reconstrucción nos interesa que sea ejecutivo, que pueda tender puentes hacia los gobiernos locales y regionales y que sepa escuchar y aceptar lo que dicen los especialistas piuranos.

Estamos en las puertas del verano y nadie sabe lo que nos espera, la mejor forma de enfrentar cualquier evento es la prevención y los tres meses todavía se puede hacer algo si se trabaja con empeño y si se dan los mecanismos para que las obras urgentes se prioricen.

COMPARTIR     Twittear Compartir