¿Existe la depresión postparto en papás?

¿Existe la depresión postparto en papás?

Sí, los hombres pueden sentir depresión después del nacimiento de su bebé. Un papá de cada 10 sufre de depresión posparto y es más común desarrollarla de tres a seis meses posteriores al nacimiento.

Sin embargo, lo que un papá puede sentir no es lo mismo que la tristeza postparto (baby blues) de una madre a los pocos días después de haber dado a luz. La tristeza postparto está asociada con cambios hormonales y generalmente se identifica rápidamente. La depresión postparto en padres puede empezar después y durar por mucho más tiempo que los llamados baby blues.

Hay muchos factores que pueden contribuir a tus sentimientos de depresión. Los más comunes son:

  • Miedo a la paternidad. Esto pudo detonarse ante las nuevas responsabilidades y el temor a perder tu libertad.
  • Preocupaciones financieras. Es posible que te sientas estresado por el incremento de gastos o por la posibilidad de tener que vivir con un solo ingreso.
  • Ansiedad ante tu nuevo papel. Puede ser que te cuestiones si serás o no un buen padre, o si serás como tu padre. El nacimiento puede revivir algunos recuerdos tristes de tu infancia.
  • Si tu pareja experimenta depresión postparto, eres más proclive a sentirte deprimido también.
  • Si algo empeora el estrés es la idea de que los hombres no deben compartir sus temores. Quizás sientes que tienes que “tomar las cosas como hombre” y pasar por alto tus sentimientos.

Desafortunadamente guardar tus emociones en silencio solo incrementará el estrés. Trata de hablar con tu pareja o un miembro de la familia o amigo sobre tus preocupaciones. Expresar tu ansiedad te permitirá tener una visión más clara y conseguir el apoyo que te hará sentir mejor.

Ocasionalmente, algunos nuevos padres presentan depresión profunda que requiere ayuda profesional. Si tienes una depresión seria podrías:

  • Sentirte agotado y ansioso.
  • Estar obsesionado con las finanzas.
  • Empezar a separarte de la familia.
  • Estar irritable.
  • Dormir mal o demasiado.

Si tienes alguno de esos síntomas y no mejoran al paso de un par de semanas, consulta tu médico para que te refiera con un especialista.

Como las nuevas mamás, los nuevos padres necesitan apoyo, aliento, y un lugar seguro para sacar sus preocupaciones. Habla sobre todo esto con tu pareja. Apóyense mutuamente. Recuerda que tú también requieres de amor y atención durante esta época de ajuste que es el nacimiento de un bebé y no temas pedirla.

Vía Baby Center

COMPARTIR     Twittear Compartir