Cifra ‘negra’ sobre la trata en Piura impide conocer su real magnitud

Cifra ‘negra’ sobre la trata en Piura impide conocer su real magnitud

a11

Lucas Jiménez

Las 93 víctimas de trata de personas que registra la región Piura, entre el 2009 y el 2014, representan solo los casos detectados por el Estado, pues hay otros no denunciados que no llegan a ser conocidos por las autoridades, dijo Andrea Díaz Rosas, especialista del Ministerio de Justicia.

En las cifras oficiales no están incluidos los hechos no denunciados. “Hay una cifra ‘negra’ de casos que no son denunciados y no llegan a conocimiento de las autoridades. Esto es mucho más patente en el caso de trata de personas”, aclaró Díaz, encargada de la implementación de la política nacional sobre este delito en el país. 

Por ello destacó la importancia de “identificar cuál es la característica de la trata en la región”. Sugirió que el plan regional contra este flagelo incluya  metas e indicadores específicos.

“Parte de la dificultad para visibilizar el tema puede ser el no medir si se cumplen metas. Se pueden hacer muchas acciones, pero hace falta indicadores para saber si avanzamos”, señaló.

desapariciones

Otra dificultad de la lucha contra la “esclavitud del Siglo XXI” en Piura tiene que ver con que muchas familias de las víctimas no están familiarizadas con el delito, entonces creen que están ante casos comunes de desaparición y así formulan las denuncias (sin creer que están ante un grave delito).

Sin embargo, en el Perú el 79% de las víctimas son captadas mediante oferta laboral. “A las chicas se les da solo horas para tomar  la decisión de viajar inmediatamente a otra ciudad, si quieren tomar el trabajo. Entonces desaparecen de sus casas, de un momento a otro”.

a reducir los casos

Para Ana Ladera Limaylla, coordinadora del Centro de Atención Legal y Sicológico de la ONG CHS Alternativo,  Piura vive un momento especial, se empiezan a visibilizar los casos, entonces la idea es que estos se destapen, luego se reduzcan. “Ahora toca saber qué hacer. Atender a las víctimas adecuadamente y no permitir que aumenten”, señaló la especialista.

“Hay más casos que son denunciados de los que se registraban hace cinco años atrás”. Sin embargo, no se exhiben públicamente porque las víctimas ya no lo creen necesario.

Según Ladera ahora las víctimas esperan otra actitud del estado que antes no encontraban.

  Antes no te escuchaban, no te creían, te presionaban, peor si la víctima era adulta y mujer le decían que quiso sufrir el delito denunciado.

COMPARTIR     Twittear Compartir