“Anular el contrato del Proyecto Alto Piura le convenía a Camargo Correa”

“Anular el contrato del  Proyecto Alto Piura le convenía a Camargo Correa”

Entrevista: Humberto Correa, exgerente del Proyecto Alto Piura

a16

Teo Zavala Palacios

Humberto Correa Cánova estuvo al frente del Proyecto Alto Piura cuando se realizó la licitación que concluyó en la firma del contrato con Camargo Correa, empresa involucrada en el caso “Lava Jato”. En esta entrevista, Correa comenta la participación de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops) en la licitación así como la forma como se canceló el contrato con la empresa brasileña.

Cabe señalar que a la fecha hay dos presidentes regionales citados en el marco de dicho caso internacional de corrupción. Correa también se refiere a ellos.

–Siempre se ha dicho que ustedes licitaron un proyecto sin expediente técnico. ¿Por qué lo hicieron?

–El expediente estaba listo. Lo único que faltaba era la ingeniería de detalle, digamos, los acabados.

–Lo más importantes, los planos de estructura, ¿estaban?

–Sí.

–¿Entonces, por qué se firma la adenda? La misma que después fue anulada por Atkins…

–Expediente había. Lo que ocurrió es que licitó con un modelo de túnel. Durante tres meses la empresa supervisora estudió el expediente y deteminó que la mejor forma y tecnología para hacer la obra era a pelo de agua. Es decir, que el agua discurriría por gravedad y no como se planteó al principio, que era a presión. Se decide el cambio, y esos eran los planos que no habían. Se cambia el ancho útil del túnel porque también la tecnología había cambiado y era cara.

–¿Era más caro?

–No. Cambiar, el tipo de túnel significaba un ahorro de 7 a 10%

–¿Es decir que la licitación se hizo con la modalidad de túnel de presión?

–Sí. Y había un expediente para ello. Unops, a pesar de que se le había dicho que era la empresa la que tenía que cubrir el monto del expediente del cambio de túnel, no lo comunicó.

–¿Esta información de cambio de túnel la tenían todas las empresas participantes?

–Si, claro.

–¿Todavía no se ha firmado el contrato?

–No. Estábamos en el proceso.

–¿Entonces, Camargo firma un contrato sabiendo que tenía que hacer el expediente para  la ingeniería de detalle del nuevo túnel?

–Claro. Todo estaba en la página web. Todos sabían.

–¿Específicamente, qué es la ingeniería de detalle?

–Los acabados, qué cantidad de concreto usar. Es decir, cómo se revestía una vez terminado. No sabíamos qué había al abrir el túnel, por eso es que la modalidad de contrato es por costos unitarios. La experiencia dice que se ingresa a un túnel con un presupuesto y sales con otro.

–¿Se ofreció hacer la obra en menos tiempo?

–Sí. Dos años y medio, fue el ofrecimiento al entonces presidente [Alan] García.

–¿Se ahorraba 10%?

–Sí. Más o menos, 49 millones de soles. La adenda decía que cada tres meses se reuniría con un experto en túneles, que era Barton; dos expertos internacionales. El Gobierno también ponía sus profesionales de contraparte, más el del proyecto que era Carlos Cuyas. Entonces, ellos verifican lo avanzado, se elaboraban los planos y la supervisión verificaba. En realidad, era hacer un túnel en línea recta.

–¿Camargo aceptó esas condiciones?

–Sí. Ellos querían la producción de la energía eléctrica. Hubo un error de Unops de no haber aclarado el tema del nuevo túnel. No olvidemos que ellos condujeron el proceso.

–¿Qué fue lo que Unops no aclaró a los postores?

–Que la ingeniería de detalle tenía que hacerla la empresa, y eso cuesta. En realidad, hubo mala leche con el proyecto. Mucha gente indisponiendo, metiendo la mano, gente de Chiclayo azuzando.

–¿Ustedes firman con Camargo Correa luego de una licitación que la llevó Unops?

–Sí.

.–¿Ustedes hablaron con las empresas postoras?

–Durante el proceso, no. Pero antes hablamos con todas, porque todas vinieron a ver la zona del proyecto y querían información para la obra.

–¿Unops selecciona al ganador? ¿Usted y Trelles Lara no tuvieron nada que ver?

–No. Observábamos, por ejemplo, en el tema de las bases con la experiencia de la empresa. Si ha habido un arreglo, yo no lo sé.

–El contrato lo firmó usted. ¿Por qué no el presidente regional?

–Yo estaba autorizado por ser el gerente de la Unidad Ejecutora.

–¿Los de Camargo podrían haber hablado con García o con Trelles?

–No lo sé, porque el proyecto estaba tan deseado que se quería ejecutar, pero también tenía muchos enemigos que hubiese llevado a sacárselo de encima.

–El entonces congresista Jhony Peralta dijo que no había expediente y lo llamaron “el traidor del Alto Piura”…

–Creo que ese era un tema político. Recuerde que hubo un pleito entre los dos apristas, Trelles y Peralta.

–A Unops nadie la investiga en el caso “Lava Jato”.

–No. Si encuentran algunos indicios, llamarán a los funcionarios.

-A Trelles y a Atkins los han llamado al Congreso. ¿ A usted no lo han llamado?

-No. Que me investiguen, yo no he recibido nada, no tengo nada que ocultar. Si me llaman iré. A mi que me busquen, no he recibido nada. Lo concreto es que al proyecto lo dejamos con 6,5% de avance. Hasta el 2013 no superaba el 11%.

-¿Atkins anula la adenda, porque no convenía a los intereses del Gobierno Regional?

-Había muchos intereses. En Piura hay mucha gente que representaba intereses de grupos económicos, como H&H, Grupo Romero, y entonces dicen que el proyecto tiene “gato encerrado”. Le encuentran una debilidad: que la adenda la había firmado yo. Yo tenía los poderes para hacerlo. Además, se establece claramente que la toda la responsabilidad constructiva era de la empresa, y cuando la anulan, reavivan la responsabilidad para la Región. Ese es el primer gran daño.

-Se interrumpe la construcción…

–Sí, pues. Al anular la adenda se empiezan a generar gastos generales para la empresa, por la paralización y demora.

-¿En la adenda se establecía que no se generarían gastos generales?

–Sí. Con el argumento de que yo no estaba autorizado, se anula la addenda. No entiendo ahora porque Alberto Joo firma el contrato.

-Pero usted firmó el contrato.

–Sí. Entonces, ¿por qué no podía firmar la adenda? Hubo un malsano abogado que le hizo meter la pata a  Javier Atkins.

-Camargo Correa ahora reclama cerca de 176 millones de soles.

–Se le advirtió de eso a Atkins.

-¿Se atrevería a decir que la peor gestión para el Alto Piura ha sido la de Atkins?

–Yo tenía marchando al proyecto.

-¿A  Camargo le convenía anular el contrato?

–Sí. Camargo tenía pleitos con el Gobierno Regional porque pedían los planos para avanzar, pero no se los daban, porque al anular la adenda le quitan a Camargo la responsabilidad de hacer los trabajos.   

COMPARTIR     Twittear Compartir