“A Miranda no lo critico en lo personal, pero sí lo descalifico como alcalde”

“A Miranda no lo critico en lo personal, pero sí lo descalifico como alcalde”

Entrevista

Kelly Morillas Bogado, regidora provincial de Piura

Frank García Guerrero

–¿Hay una persecución contra el alcalde?

–En absoluto. Hago mi labor de fiscalización por mandato del pueblo y por mis convicciones. Si dicen que es una persecución lo entiendo como una forma de justificar las irregularidades, actos de corrupción y la ineptitud de funcionarios y regidores. Mi tema con el alcalde y los regidores no es personal porque a ellos no los fiscalizo como persona sino por el cargo que ejercen y que lo están haciendo muy mal. Al doctor Miranda en lo absoluto lo descalifico como persona o médico, lo descalifico como alcalde y funcionario en una gestión totalmente ineficiente.

–¿Usted quiere ser alcaldesa… es esa su motivación?

–Yo quiero ser autoridad, tengo aspiraciones políticas, no sé todavía si [quiero ser] alcaldesa. A mí me gustaría ser congresista, alcaldesa o nuevamente regidora. Pero que eso determine mi actuación, lo niego categóricamente. Yo he actuado así en toda mi vida laboral porque a mí me gusta trabajar.

–¿Por qué firmó la revocatoria? ¿No es juez y parte?

– En lo absoluto. Estoy ejerciendo mi legítimo derecho de ciudadana y estoy a favor porque considero que la revocatoria es una buena forma de que la autoridad trabaje. Se logre o no la consulta popular, me quedo satisfecha de que con esta revocatoria por lo menos al alcalde se le haya presionado y por primera vez en un año y seis meses, el alcalde haya agarrado un rastrillo para motivar a los trabajadores a trabajar.

–¿Por qué cree que Miranda y sus regidores deben irse?

–Por lo que vemos día a día en la ciudad. Tiene que irse porque ya perdió la confianza del pueblo por la falta de trabajo. Además uno de sus defectos es su terquedad para cambiar funcionarios. En el caso del Vaso de Leche se ha perdido dinero y los programas están desabastecidos, pero seguimos con la misma gerente. Tampoco ha podido mantener la cohesión de su grupo de mayoría y eso significa falta de liderazgo que también se vive en la ciudad.

–Cuando Miranda asumió su carta de presentación fue la honestidad, ¿Eso no le fue suficiente?

–No cuestiono la honestidad del doctor Miranda porque no tengo pruebas para decir lo contrario. Sin embargo, creo que los funcionarios y asesores de los cuales se rodeó no le permitieron llevar una gestión transparente y eficiente.

–¿Pero al alcalde Miranda que le faltó?

–Entiendo que los médicos tienen una formación diferente a lo que se requiere en la administración pública. Considero que el carácter es determinante. Los médicos por su formación tienen un carácter que no te permite imponer la autoridad para manejar una municipalidad. El ser blando, no le permite tener ese carácter que permita sancionar y tomar decisiones. La falta de autoridad de nuestro alcalde con sus funcionarios no le permitieron concretar su ambición de cambiar Piura.

–¿Entonces los funcionarios hacen lo que quieren?

–Considero que sí. El doctor Miranda puede tener una muy buena intención pero si el gerente no está acorde con su línea de trabajo, entonces esta gestión no tienen ninguna esperanza.

–Si el alcalde no corrije a sus funcionarios ¿También es cómplice por omisión?

–Mas que complicidad diría que terquedad. Si yo veo que un funcionario no trabaja, el sentido común dicta que se le debe cambiar. Sin embargo eso no sucede.

–¿El entorno es una mala influencia?

–En el entorno está el regidor Christian Requena, que desde mi punto de vista lo considero como una persona totalmente ineficiente.

–Se rumorea que el regidor Requena es quien gobierna. ¿Qué cree usted?

–Eso no lo tenemos probado pero extraoficialmente muchos trabajadores de esta municipalidad hacen alusión de que el regidor manejaría muchos temas en la comuna. En razón de ello, podríamos entender el total desorden que hay.Sin embargo, creo que aún Miranda tiene poder pero su falta de experiencia no le permite resolver los problemas. Nadie dice que esta comuna sea fácil pero ante esa dificultad, el alcalde debió rodearse de gente que sume y no que reste.

–¿En sus actos de fiscalización qué ha sido lo peor que ha visto en la comuna?

–La ineficiencia y los actos de corrupción. El caso de coima a los fiscalizadores, es del lobo, un pelo.

–¿Cuántas denuncias ha realizado hasta la fecha?

–No he contabilizado cuántas denuncias penales he hecho pero recuerdo el caso de los fiscalizadores, la salida de vehículos del depósito, la carta fianza falsa, las motosierras bambas, la usurpación de funciones contra la secretaria general. En el tema civil, casi todas mis denuncias fueron contra los acuerdos municipales como la concesión de la EPS Grau y el reglamento interno del concejo.

–¿Hay algo bueno que pueda rescatar de la gestión?

–Si algo bueno pudo haber fue la desocupación de las vías públicas del mercado que al final fue un fiasco porque gastamos 400 mil soles pero seguimos con los ambulantes. Algo bueno serían los convenios de obras con el Gobierno Regional ante la falta de dinero de la comuna. Otro logro fue la relación con la CAF y la designación de Gabriel Gallo en el SATP.

–¿Si estuviera en el sillón de alcaldía qué decisiones tomaría para salir de la crisis?

–La municipalidad debe atender los temas de transporte, la seguridad ciudadana y el desarrollo urbano. En ese sentido el ingeniero Elera tuvo todo ello en su plan de gobierno, es más el plan de Elera lo hice yo. Eso de estar en el sillón municipal lo veo muy lejano. Hasta que no sea alcaldesa no te podría responder.

–Si la gestión no cambia, ¿qué futuro le espera?

–El futuro es la revocatoria. Serán revocados en [la consulta popular de] junio del 2017, si el promotor logra reunir las 126 mil firmas. Si no pasa eso, tendrán toda la gestión para salir a flote. Ojalá que Miranda pueda rodearse de funcionarios capacitados y honestos que le permitan cumplir sus objetivos. Si no pasa eso, le auguro una muerte lenta. Este era un gobierno esperanzador después de tiempo, pero resultó el peor.

–¿Miranda no es el doctor para salvar a la gestión?

–Creo que no. El doctor podrá salvar a sus pacientes, pero en esta muerte lenta de la gestión, ni sus regidores ni con los funcionarios la puedan salvar.

–El alcalde reclama el apoyo de sus aliados políticos…

–Entiendo que los aliados políticos te acompañan en una campaña pero en una gestión no necesitas aliados políticos sino un plan de trabajo, buenos funcionarios, asesores y por lo mínimo, regidores con dos dedos de frente. Si no tienes eso, aunque venga tu mejor aliado no vas a tener forma de hacer una buena gestión.

–¿Su forma de ser le ha ganado enemigos aquí?

-No lo sé. He sido así siempre. Soy directa, con voz fuerte y probablemente mi forma de gesticular no les gustará, pero yo no he venido a gustarle a nadie. Si a alguien no le gusta mi estilo, que no se me acerque y no me escuche. Que me juzguen por mi trabajo.

–¿No cree que eso le ganó el pedido de suspensión?

-La suspensión fue un tema equivocado del genio que se le ocurrió. Si no me suspenden seguiré trabajando y si pasa, me iré a buscar firmas para la revocatoria. 

COMPARTIR     Twittear Compartir