“Es inaudito: Piura creció, tiene conflictos… y no tiene más juzgados”

“Es inaudito: Piura creció, tiene conflictos… y no tiene más juzgados”

Dante Moscol Rivera

Natural del valle del Chipillico, distrito de Las Lomas, el nuevo presidente de la Corte de Piura, Hernán Ruiz Arias, tiene la dura tarea de seguir recuperando la imagen del Poder Judicial, afectada por algunos malos elementos y la última huelga de los trabajadores de más de 30 días. En su primer día, afirmó que la lucha contra la corrupción será su emblema y no duda en reconocer que tiene muchas dificultades que resolver. La más urgente aliviar la carga procesal. Por ello pedirá más juzgados laborales, de paz letrados y anticorrupción. 

–En su discurso anunció que solicitará la creación de más juzgados. ¿Cuántos cree que necesitan?

–Para mí es inaudito: no puede ser que una ciudad tan importante como Piura no pueda contar con los órganos jurisdiccionales necesarios para resolver los conflictos, porque creció, tiene desarrollo económico, tiene conflictos y los juzgados no han sido creados. Se va a hacer la propuesta técnica y científica para determinar el número excato de juzgados para plantearle a las autoridades la creación de más juzgados.

–¿También se pedirá juzgados anticorrupción?

–También vamos a pedir la creación de dos juzgados anticorrupción para dar una respuesta inmediata a aquellos casos que son cometidos en la administración pública. Queremos que se dediquen a vigilar las conductas que se tipifican como corrupción en diferentes modalidades. Pero aclaro que acá no tenemos ningún juez procesado por corrupción, tampoco trabajador alguno.

¿Cree que es necesario también contar con juzgados contra el crimen organizado porque ya se han presentado varios casos acá en Piura?

–Crimen organizado son conductas que cometen grupos delincuenciales en una calificación mayor. Tienen infraestructura y sus propios equipos. Lógicamente, los sistemas jurisdiccionales deben estar aptos para dar una respuesta inmediata. Sería óptimo que haya un juzgado de crimen organizado, pero no los hay, los ven los juzgados comunes. La justicia tiene que especializarse, la represión a la delincuencia tiene que especializarse. Los instrumentos con los que se combate a la delincuencia común y corriente deben estar de acuerdo al avance a la tecnología. Por ejemplo, en el tráfico de drogas tienen las últimas tecnologías.

–¿Cuál es la carga procesal con la que se empezará el año?

–No te puedo dar las cifras, porque la corte ha estado en huelga. Pero sí puedo decir que más de 2.000 audiencias se han quebrado en la huelga. No obstante, se van a reprogramar.

–Los trabajadores ya levantaron la huelga. ¿Cómo se van a recuperar esas horas perdidas?

–Vamos a conversar con ellos, tienen que devolver el tiempo, pienso que deben ser dos o tres horas diarias. Ese es un convenio que deben firmar con la gerencia nacional. Pero (los periodistas) no están resaltando la propuesta de construir un local, una corte donde estén todos los dos juzgados. Queremos persuadir a la Comunidad Campesina de Castilla  para construir una ciudad judicial.

–¿Pero eso no sería cuestionable? La comunidad tiene varios juicios por terrenos, incluso con la Municipalidad de Castilla.

–Ese es un problema aparte; a nosotros nos pueden dar la tierra y los podemos sentenciar. Eso no significa ningún compromiso. Como dice el presidente del Poder Judicial, el Estado es nuestro mayor cliente, el Estado nos paga las valorizaciones.

–Volviendo al otro tema, ¿se va a priorizar la lucha contra la corrupción en su gestión?

–Yo ya lo dije: “Corrupción cero”. Mi lema será: “Un sol invertido, un sol justificado”.

–Pero siempre debe haber una voluntad política, sobre todo de los jefes de las instituciones…

–Nosotros, nos hemos comprometido acá, y lo que se dijo, acá se tiene que hacer. Entonces, puede ser que me queme [sic] en el intento, pero al menos diré que lo hice.

–¿Sabe cuántos jueces se necesitan en la corte para resolver al tiempo los expedientes?

–Juzgados civiles, cinco más, y cinco más en juzgados de paz letrado. Hay que hacer el estudio para que nos arroje cuánto es la carga, porque un juez está listo para resolver 800 casos, pero resuelve más de tres mil. Esa es una de las razones por las que no hay una respuesta inmediata, porque el juez tiene exceso de expedientes. Entonces, ¿qué dice allí el ciudadano? “Corrupción, se atrasa porque está [alineado] con el otro [litigante]”.

–Todavía sobreviven algunas críticas al Nuevo Código Procesal, porque se considera que es muy exigente o muy garantista.

–Esa impresión no es verdad. Los jueces condenamos cuando hay pruebas. Si el Ministerio Público nos da la prueba, condenamos. Pero es verdad que hay una desesperación de la sociedad; nosotros mismos la sufrimos, pero a veces esa respuesta está supeditada a la infraestructura del sistema judicial.

–¿Cuáles cree que son esas deficiencias?

–Hay que trabajar para ver dónde están las deficiencias y así dar una mejor respuesta. Es una situación que podemos mejorarla.

–¿Cuál va a ser su política de trabajo al frente de la Corte de Piura?

–De puertas abiertas. Y mi política va a ser trabajar para convertir la corte de Piura en una de las mejores cortes en administración de justicia y en todo lo que signifique justicia transparente, previsible y eficaz. Como dije en mi discurso, es mi objetivo. Para eso deben trabajar todos los sectores de la corte, desde el portero, el administrativo y el juez porque todos en el proceso de hacer la justicia participan, aunque no se los vea.

–¿ Qué le diría a los ciudadanos que ven al Poder Judicial como lento o con casos de corrupción?

–Primero, nosotros somos parte del Poder Judicial, nosotros respondemos como corte de Piura. Nos vamos a comprometer a hacer todo lo posible por mejorar en conjunto con las autoridades para construir una corte. Tenemos una corte donde no cabe un alfiler.

–El Gobierno ha aprobado una norma que ordena expulsar a los sentenciados del Poder Judicial de las instituciones públicas. ¿Qué cree usted?

–Me parece bien, es una buena idea, está en el sistema de combatir la corrupción. No hay que olvidar que la corrupción produce la inseguridad ciudadana. Los grandes líderes dan el mal ejemplo a la juventud, porque se ven involucrados en muchos problemas. Entonces, el funcionario  y el trabajador deben tener mística de trabajar con su pueblo.

COMPARTIR     Twittear Compartir