Baja riesgo del cáncer comiendo frutos secos

Baja riesgo del cáncer comiendo frutos secos

Hay mucha evidencia científica sobre los beneficios de consumir frutos secos. Repasemos para qué son buenos y pensemos en incorporarlos a la dieta de todos los días.

Inflamación crónica.

Un estudio del Brigham and Women’s Hospital sugiere que consumir 20 gramos de frutos secos al día se asocia con una disminución de la inflamación crónica, causante de enfermedades cardíacas y diabetes, entre otras.

Enfermedades mortales.

Las personas que consumen 20 gramos de nueces [equivalente a un puñado] al día, tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades potencialmente mortales, como las del corazón en un 30% y el cáncer en un 15%, según el Imperial College de Londres.

Lee más:  Un examen de sangre experimental logra detectar ocho tipos de cáncer

Alargan la vida.

Comer frutos secos, lo que incluye el maní, podría ayudarte a vivir más tiempo, según un estudio de los investigadores de la Universidad de Vanderbilt en Nashville.

Ayudan a adelgazar.

Nueces, almendras, avellanas y otros frutos secos tienen fama de tener un elevado aporte calórico, lo que hace que muchas personas piensen que engordan y rara vez los incluyan en su dieta; sin embargo, esto es falso ya que son los grandes aliados en la reducción del peso corporal.

Protegen las alergias.

Las mujeres que comen frutos secos durante el embarazo, y que no son alérgicas a ellos, son menos propensas a tener hijos con alergias a los frutos secos.

COMPARTIR     Twittear Compartir