El sueño de la plaza laboral eterna

El sueño de la plaza laboral eterna

Resulta lógico que en medio de la crisis económica, la falta de empleo y las debilidades del gobierno para crearlo a través de la inversión privada, muchos ciudadanos vean a las instituciones públicas como el trampolín perfecto para asegurarse un puesto de trabajo hasta que llegue su jubilación.

Perseguir el nombramiento es válido siempre y cuando el candidato se lo merezca, pero sobre todo, haya espacio en esa jungla de trabajadores que hoy están atiborrando las oficinas públicas.

Y el gobierno regional es un ejemplo de cómo algunos trabajadores, con ayuda de las propias autoridades que lo dirigen, intentan quedarse a la mala, presentando demandas judiciales porque el funcionario de recursos humanos se “olvidó” adrede de cortar el vínculo laboral antes del año. Y en el colmo de la desvergüenza se aprovechen de algún vínculo sentimental o de parentesco.

Es bajo este argumento que el Gore, municipalidades, ministerios, etc. se van llenando de trabajadores improductivos que están allí porque fueron repuestos judicialmente, pero no tienen, a veces, ni donde sentarse, mucho menos qué hacer dentro de la frondosa burocracia estatal.


Síguenos en nuestras redes sociales:



Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.