¿Qué está pasando en el mar?

¿Qué está pasando en el mar?

vilma-rodriguez

Vilma Rodríguez de Rosales
Colaboradora

Los océanos están absorbiendo el 25% de dióxido de carbono que emitimos en la atmósfera. Al añadirse al agua de mar se forma el ácido carbónico y se estima que cada persona produce unos 4 k. de dióxido de carbono al día, que va a parar a los océanos, indicó la doctora Carol Turley, especialista en cambio climático del Laboratorio Marino de Plymouth, en Reino Unido.

Agregó que en los últimos 30 años los científicos han podido monitorear la disminución del PH de los océanos; a menor PH mayor acidificación y se calcula que para finales de este siglo se habrá incrementado en un 100%. Estos cubren el 70 % de la Tierra. ¡Es hora de actuar ahora para que los ecosistemas marinos no sean afectados, nosotros dependemos de esos ecosistemas!, dijo.

La emisión de gases hace que en las zonas polares la acidificación de los océanos sea más intensa y se convertirá en corrosiva para los organismos marinos en las próximas dos décadas. Además, disminuye las concentraciones de aragonito. Este es una forma de carbonato de calcio, una sustancia parecida a la tiza, que los organismos utilizan para construir sus conchas. Se ha comprobado que en zonas donde el dióxido de carbono es emitido desde el fondo marino, a través de la actividad volcánica, la biodiversidad disminuye y los “calcificadores” desaparecen.

Mil de los 7.000 millones de personas que hay en la tierra tienen como única fuente de proteína la proteína marina. La conferencista del curso online  “Bajemos la temperatura”, que organiza el Banco Mundial, expresó que es el momento para decidir si deseamos seguir emitiendo CO2 como ahora o lo reducimos para evitar los impactos de la acidificación.

Es tiempo que cada uno de nosotros tomemos conciencia de lo que está sucediendo y actuemos, desde nuestro propio hogar, con pequeñas actitudes como apagar las luces de las habitaciones donde no hay nadie.

También podemos separar la basura de manera que no vaya mezclada la comida con papeles o botellas,  botemos las pilas envueltas en bolsas plásticas, desconectemos los artefactos eléctricos,  disminuyamos el consumo de gas… en fin. Aunque parezca mínima nuestra contribución,  en conjunto, lograremos la reducción de gases que afecten al planeta.

COMPARTIR     Twittear Compartir