¿Cómo organizarnos para la gestión integrada de cuencas? PARTE V

¿Cómo organizarnos para la gestión integrada de cuencas? PARTE V

Las decisiones que comprometen la integridad del pueblo piurano no deben ser políticas, sino más bien técnicas. Cada decisión debe ser coherente y alineada con un plan integral de visión a largo plazo.

El Consejo de Recursos Hídricos Cuenca Chira – Piura trabaja desde hace años en el desarrollo técnico de este plan; hoy más que nunca requiere el respaldo y participación de los muchos actores de nuestra sociedad piurana.

Un poco de historia

La “Propuesta integral de tratamiento para la reducción de vulnerabilidad frente a inundaciones y escasez hídrica”, que hoy promueve el Consejo de Recursos Hídricos Cuenca Chira-Piura (CRH CHP), nació a solicitud del Gobierno Regional de Piura en el año 2002, como una respuesta para evitar futuros desastres como los ocurridos en los años 1983 y 1998. En ese entonces se encomendó el estudio a la Cooperación Técnica Alemana GTZ (hoy GIZ) con la colaboración del Grupo Interdisciplinario de Gestión de Riesgos.

Los estudios fueron presentados a la Gerencia Regional de Infraestructura del Gobierno Regional en el año 2006, como un estudio de preinversión a nivel de perfil denominado “Control de avenidas e inundaciones del río Piura en el tramo puente Carrasquillo-Chutuque”. Dicho estudio es bastante completo y en él se detalla la situación de vulnerabilidad a lo largo de la cuenca del río Piura. Se propusieron siete alternativas técnicas para la reducción de vulnerabilidad.

Para evaluar la factibilidad de cada alternativa se elaboró un complejo cálculo financiero con indicadores de rentabilidad de cada proyecto en contrapartida con supuestos escenarios de intensidad de fenómenos El Niño y su probabilidad de ocurrencia. Es decir, mediante una tabla estadística calculada por el consorcio alemán Class-Salzgitter (2001), se definió que caudales de 3.100 m³/s se presentarían solo una vez cada 50 años en nuestro río Piura, mientras que caudales de 1.700 m³/s una vez cada 10 años.

Las alternativas de ese entonces fueron las siguientes: 1) Construcción de reservorio de regulación temporal de 296 MMC (Polder), 2) Polder de 136 MMC 3) Ampliación y mejoramiento de defensas ribereñas cuenca media, zona urbana y cuenca baja del río Piura (Defensas), 4) Polder de 136 MMC + Defensas, 5) Reubicación de centros poblados inundables (Reubicación), 6) Polder de 136 MMC + Reubicación y 7) Defensas + Reubicación.

Con la revisión de dicho estudio se optó por ejecutar la alternativa 3 (Ampliación y mejoramiento defensas ribereñas cuenca media, zona urbana y cuenca baja del río Piura), por la cual se calculaba una mayor tasa de retorno porcentual (TIR%) a pesar que el mismo estudio indica lo siguiente en la página 93: “El tiempo de vida útil de los diques es de 30 años, con un riesgo de falla del 2 % para caudales con periodo retorno de 10 años ( 1.700 m³/s), de 20 % para caudales con periodos de retorno de 25 años (2.500 m³/s), y 45 % para caudales con periodos de retorno de 50 años (3.100 m³/s)”. La inversión planteada en el año 2006 para esta alternativa fue 220 millones 518 mil Nuevos Soles, un número que hoy, 11 años después, nos resulta familiar.

El costo de inversión de la alternativa 3 fue mucho menor que el presupuestado para los reservorios de regulación temporal. En la pág. 112 del estudio se detalla lo siguiente respecto a estas obras: “La alternativa 1 (Polder de 296 MMC) y la alternativa 4 (Polder de 136 MMC + Defensas) protegen al 98%, y no es necesario rehabilitar en caso se produzca el FEN, debido a que por Piura se tendría un caudal máximo de 1.700 m³/s.”.

Al Gobierno Regional le tomó nueve años conseguir la aprobación y fondos del Gobierno Central para la ejecución de este proyecto. Los trabajos de defensa ribereña se iniciaron en el año 2015 y se concluyeron en el 2016. La inversión fue S/215’917.000.

El último fenómeno “El Niño Costero” 2017 demostró que las tablas estadísticas se equivocaron y que no siempre la alternativa más barata es la mejor. La decisión más adecuada hubiera sido la construcción de un reservorio de regulación temporal, con el cual el desborde del río no hubiera afectado mayormente la cuenca media y baja, ya que la masa de agua que provocó los altos caudales hubiera sido retenida entre Morropón y Chulucanas.

El Consejo de Recursos Hídricos de la Cuenca Chira-Piura retomó estos estudios en el año 2012 e incorporó componentes adicionales como la reforestación en la cuenca alta, aumento de la capacidad de retención de agua mediante un conjunto de represas en los principales afluentes del río Piura y la descarga del río hacia el mar. Con esto plantea una respuesta integral al problema de inundaciones y escasez hídrica que periódicamente nos afecta y no la elección de solo una de tantas alternativas, pues considera que la solución se encuentra en el conjunto de componentes de un plan integral.

Componente 4: Fortalecimiento institucional, desarrollo de capacidades y Sistema de Alerta Temprana

El Consejo de Recursos Hídricos de la Cuenca Chira-Piura, en sus roles de coordinación, concertación y planificación, ha recopilado, ordenado y sistematizado una propuesta para dar la solución integral al problema de nuestro río. Por ello sugiere lo siguiente, que es materia del cuarto componente de la propuesta integral:
1. Constitución de una Unidad Operativa Regional liderada por el Gobierno Regional Piura.
2. Fortalecimiento de la institucionalidad en gestión integrada de recursos hídricos por cuenca hidrográfica.
3. Mejora de la cultura del agua.
4. Mejoras y optimización del Sistema de Alerta Temprana.

Constitución de una Unidad Operativa Regional

El objetivo es que las diversas intervenciones se articulen bajo un enfoque único e integral.

Fortalecimiento de la institucionalidad

“Fortalecimiento institucional” es una expresión que durante los últimos tiempos ha alcanzado en nuestro país una vigencia y amplia reflexión, tanto en el sector público como privado. Dicho tratamiento es cada vez más relevante dados los grandes problemas y debilidades por los que atraviesan muchas instituciones y organizaciones.

Los problemas que sufren diversas instituciones y organizaciones se agudizan cada vez más con la complejidad para abordar la temática donde muchas veces, para tomar decisiones, intervienen diferentes actores que tienen competencias definidas que no se cumplen y otros que asumen roles que no les compete; en general podríamos decir que hay un desgobierno, faltando respeto a la autoridad y por tanto incumplimiento de la normativa.

La gestión integrada de los recursos hídricos (GIRH) es precisamente uno de los temas complejos para su tratamiento y, por tanto, requiere contar con instituciones fortalecidas que tengan la capacidad de cumplir y hacer cumplir su rol, funciones y responsabilidades principalmente en la gestión del agua.

Es en este contexto, que el Consejo de Recursos Hídricos de la Cuenca Chira-Piura, consciente de las dificultades de articulación institucional y del cumplimiento del rol, funciones y responsabilidades que se dan en la gestión del agua en la cuenca, se propone abordar la temática con la finalidad de identificar estrategias, mecanismos y establecer acuerdos y compromisos para mejorar la gestión de los recursos en la cuenca de manera coordinada, concertada y participativa.

La presente propuesta plantea el proceso metodológico para abordar la temática que permita reflexionar en forma conjunta los problemas existentes e identificar y proponer estrategias y mecanismos que logren acuerdos y compromisos concretos entre las instituciones y organizaciones con competencias en la Gestión integrada de recursos hídricos en la cuenca Chira-Piura.

Mejora de la cultura del agua

En una sociedad que está expuesta a frecuentes peligros y con costumbres principalmente reactivas es sumamente urgente desarrollar una cultura de prevención y fortalecimiento de las organizaciones e instituciones para que desarrollen y mejoren sus capacidades de resiliencia frente a estos eventos extremos. Empieza desde lo más sencillo, como por ejemplo el entendimiento de las consecuencias de arrojar desmonte y basura al cauce del río.

Sistema de Alerta Temprana (SIAT)

La compra de los equipos para instalación de la Red Telemétrica estuvo a cargo de la Cooperación Técnica Alemana (GTZ) por USD 400 mil, empezando su instalación en octubre del 2001. GTZ adquirió los equipos a Seba Hidrometric y a su vez se tuvo un contrato de instalación.

El Senamhi, el PECHP y la Diresa son los responsables de la operación y mantenimiento de los equipos.

El proceso de funcionamiento es el siguiente:

1. En la cuenca del río Piura están instaladas 30 estaciones de las cuales 24 son pluviométricas (automáticas y convencionales), 4 hidrométricas (1 automática y 3 convencionales), una estación repetidora Cachirris en donde se registran, transmiten y retransmiten los datos de precipitaciones y niveles de agua y una Central de Operaciones.

2. Los datos de las estaciones automáticas son transmitidos en tiempo real vía radio frecuencia y por fax módem al centro de operaciones. Los datos de las estaciones convencionales son transmitidos cada 12 horas en caso de las estaciones pluviométricas y cada 2 horas en caso de las hidrométricas.

3. El centro de operaciones recoge, procesa y analiza información a través del modelo Demas, que convierte las señales recibidas de las estaciones en milímetros y luego es trabajado por el modelo Naxos-Praedict para el pronóstico de avenidas, que es reportado al comité de Defensa Civil instalado en el COER (Comisión de Comunicaciones) vía fax, teléfono y/o correo electrónico.

4. La Comisión de comunicaciones da la alerta de las avenidas al presidente del COER, quien a su vez autoriza a la comisión para que informe a las otras comisiones de trabajo, consejo consultivo científico y tecnológico, medios de comunicación e Indeci.

5. Los medios de comunicación tienen como misión difundir la Alerta de avenidas en el río Piura a la población en riesgo, para que tome medidas de seguridad y resguardo.

6. Las Comisiones de Trabajo ejecutan las actividades de preparación y respuesta inmediata las poblaciones en riesgo.

7. El Consejo Consultivo, Científico y Tecnológico incluye en su reporte mensual y/o quincenal la alerta e impacto ocasionados por las avenidas del río Piura.

8. El Indeci brinda apoyo logístico y materiales a las poblaciones afectadas y damnificadas.

9. El presidente del Comité Regional de Defensa Civil dispone a la Secretaría Técnica un informe sobre la alerta a los comités provinciales y distritales de Defensa para que tomen medidas de preparación y respuesta frente a futuras avenidas del río.

Debemos considerar que el SIAT tiene más de 15 años desde su implementación. En el año 2002 era un programa sumamente avanzado pero la tecnología informática ha dado grandes saltos desde entonces, por lo que una permanente actualización del sistema era y es necesaria, así como mantenimiento y reposición de equipos, muchas veces robados y siniestrados y además capacitaciones del personal a cargo.

Durante el actual fenómeno “El Niño Costero”, el SIAT no tuvo el funcionamiento esperado. Los caudales pronosticados fueron subestimados, hubo un gran margen de error en las horas de estimación de llegada de la avenida y no se siguió el protocolo preestablecido. Es de suma importancia que el SIAT gane nuevamente la confianza de la población. Sin un adecuado sistema de monitoreo meteorológico e hidrológico, el resto de componentes de la propuesta integral de tratamiento para reducir la vulnerabilidad no podrán operar correctamente.

Diego García Woodman en cooperación con el Consejo de Recursos Hídricos Chira-Piura

COMPARTIR     Twittear Compartir