La crisis del agua: ¿Quién le pone cascabel al gato?

La crisis del agua: ¿Quién le pone cascabel al gato?

Estamos atravesando la peor crisis hídrica de los últimos tiempos. Lo que ha pasado en San Lorenzo donde los agricultores, arroceros se están bebiendo la reserva hídrica y lo que podría pasar en el valle del Chira, sino se frena esa “irracionalidad”, la población se quedará sin agua para beber. En estas circunstancias nos preguntamos: Si tenemos una Autoridad Nacional del Agua, ¿Quién le pone el cascabel al gato? ¿Qué hace la ANA?

“Teniendo en consideración la antigüedad de estas dos estructuras hidráulicas que ya cumplieron su ciclo con un alto grado de sedimentación y los estudios de las consultoras sobre el futuro hídrico para el valle del Chira y Piura con escasa reserva hídrica, el futuro hídrico de la región Piura es incierto”. Así lo dijo hace poco el ingeniero Andrés Farfán Albán en las páginas de SEMANA.
Y ¿quién tomó en cuenta estas declaraciones? que por cierto no fueron alarmantes, sino producto de su constante estudio de lo que pasa en el río Piura y de los cuestionados trabajos de reconstrucción en ambas márgenes, una de ellas sin supervisor, ¿tan solo Monitor?.
Lo que ha sucedido en San Lorenzo es inaudito y más pudo la violencia que el razonamiento. Y por qué no decirlo la autoridad que estaba en esa reunión y es la única que puede intervenir. El principal uso del agua está destinado a la población, aunque los cultivos de arroz sean prioritarios para los que alquilan las parcelas. Con tremenda irresponsabilidad los sistemas hidráulicos, se ponen en riesgo y allí si habrá responsables porque fueron construidos con dinero del Estado.
En un aviso de la Junta de Usuarios del Sector Hidráulico Menor San Lorenzo (JUSHSAL) publicado el día viernes 27 de noviembre, lamentablemente no especifica quiénes son los más interesados en contar hasta con la reserva hídrica. Para ellos hay cinco mil hectáreas de arroz sembradas y no hay agua en el Reservorio de San Lorenzo, que hasta el día viernes de manera irresponsable, los arroceros se bebía hasta la reserva hídrica lo que originará un problema para las poblaciones de Tambogrande y Las Lomas que se quedarán sin agua. Saben a ciencia cierta que no son cinco mil hectáreas, quizás hasta más de ocho mil hectáreas y que si hubieran puesto orden entre las cabezas de las Juntas de Usuarios, no se hubiera llegado a estas consecuencias que serán lamentables. Y lo pero es que el agua no les servirá sino solo ara mojar los canales por donde discurre el agua, pues más arriba ya se la robaron, como siempre pasa en este sistema de irrigación.
Es cierto que en estos reclamos siempre hay interesados e infiltrados cuyo objetivo es otro. Justo cuando San Lorenzo había logrado pagar la deuda y arreglar los desbarajustes económicos que dejaron otras malas administraciones, las cuentas estaban en azul y podía haberse logrado una mejora sustancial justamente encaminar el Sistema hacia las demandas no solo nuestras, con miras a ayudar en el Plan Hambre Cero, sino también bajar los índices de desnutrición y anemia que tienen nuestros niños.
A la par de contar con el apoyo de la única Universidad Nacional que tiene las Facultades de Agronomía, Ciencias Biológicas, Agroindustrias, deberían de haberse firmado convenios. Y no solo echarle la culpa a un hecho de la “naturaleza incontrolable”. Del Cambio Climático todos conocen y si saben que es incontrolable la naturaleza, quien la provoca son los humanos, ahora solamente cobra su factura. ¿El daño que se le hace nadie lo toma en cuenta?
Tampoco son conscientes que el objetivo principal de San Lorenzo fue otro. Los que apostaron por esos objetivos arriesgaron por su proyecto de vida y compraron y pagaron pequeñas extensiones, aunque muchos francotiradores aseguran que se las regalaron, lo cual no se ajusta a la verdad. Este proyecto le ganó a otro que estaba surgiendo en lo que ahora llaman VRAE.
En el aviso que publica la JUSHAL, dice “que en reunión de emergencia realizada (24-11-20) en el local de la JUSHSAL entre autoridades, dirigentes y usuarios para dar una solución integral al problema del déficit hídrico, los productores de arroz y fruticultores hicieron un plantón en el frontis de nuestro local institucional, viéndose alterada por hechos de violencia y vandalismo por personas ajenas a las organizaciones de usuarios, azuzados por seudos dirigentes que buscan sacar provecho político de la situación, obligando a las autoridades a firmar un acta extorsiva de apertura del sistema, sin considerar las consecuencias nefastas de tal situación”.
El robo de la reserva hídrica pues el actual turno de riego no está autorizado por la Junta de Usuarios, por carecer de criterio técnico y responsabilidad social, como ellos mismos señalan en su aviso, debe ser sancionado.
El comunicados que firma Bruno Fossa Villar, señala que “las personas ajenas a los usuarios de las comisiones, infiltrados con intereses subalternos, serán denunciados por los hechos vandálicos, disturbios, entorpecimiento de los servicios públicos, extorsión, daños y allanamiento de morada, esperando que las autoridades actúen en el marco de sus funciones, para cuya investigación la Junta de Usuarios San Lorenzo concederá todas las facilidades que se requieran a fin de poner coto a esta clase de comportamientos que en nada coadyuvan a la solución de los problemas que afrontamos, cuyas actitudes solamente causan confusión, malestar y desestabilización a decisiones técnicas e informadas”. Esperamos que esta investigación se haga y la justicia no permita los lobbys que mucha veces se introducen en los pasillos de las Cortes de Justicia. Sobre todo porque las tierras de San Lorenzo son bien preciadas por “felinos”.

Problema es siempre

La crisis de agua es muy grave. No es problema de ahora, es problema de siempre, especialmente en San Lorenzo y quizás en el Valle del Chira, donde las ampliaciones agrícolas se dan a diestra y siniestra, sin haber hecho un análisis de las reservas de agua. Y no ser tan “cautos” en decir que dependemos de la naturaleza y que habría que subir a Ayabaca a pedirle al Cautivo que llueva, porque suena ridículo en estos tiempos. El robo de agua no es de ahora, las componendas no son de ahora. Siempre se dan debajo de la mesa, hacer aparecer que habrán menos hectáreas para el arroz, cuando después de originada la escasez del recurso, aparezcan 8 ml hectáreas sembradas de arroz. Y encima pidan una campaña chica. Esa investigación debe ser constante y que las Comisiones de regantes en los dos Valles, Chira-Piura y San Lorenzo, sean más transparentes en su accionar.
El miércoles pasado se abrió Poechos para dar el recurso por 10 días, que lo dejará en 85 millones de metros cúbicos, nivel del cual ya no se podrá bajar porque es la reserva hídrica. La escasez hídrica se veía desde agosto de este año, lo que motivo a realizar restricciones en la dotación de agua, co lo ha señalado el ingeniero Eugenio Tadeo, director de Operación, Mantenimiento del Proyecto Especial Chira-Piura.
En la Región Piura para la actividad agrícola en lo concerniente a los riegos y al consumo doméstico de agua para la población dispone de dos estructuras hidráulicas en funcionamiento; la Represa de Poechos y el Reservorio de San Lorenzo. De este último depende exclusivamente las poblaciones de Tambogrande y Las Lomas, donde se han instalado los informales e ilegales mineros.

Conclusiones y recomendaciones

Para el ingeniero Farfán Albán “los reservorios de San Lorenzo y Poechos solo almacenan agua para la mitad del año (campaña grande ); por eso los agricultores sufren y les ocasiona pérdidas económicas cuando los periodos son secos por la ausencia de lluvias; esta situación pone en riesgo la segunda campaña agrícola y el abastecimiento de agua para el consumo doméstico. Es el tema de siempre y esto lo saben las autoridades”, puntualiza.
El ejecutivo mediante el Decreto Supremo N° 149 – 2020-PCM declara el estado de emergencia por peligro inminente ante el déficit hídrico por un plazo de 60 días calendario en la región.
“Estos reservorios ya cumplieron su ciclo de vida, la Represa de Poechos, con 44 años y el Reservorio san Lorenzo con 64 años de funcionamiento es necesario una repotenciación hidráulica de los mismos para la recuperación de un porcentaje del volumen útil.
Recomienda que hay que “buscar nuevas alternativas de almacenamiento para los Valles de Piura y Chira en las zonas de (San Francisco, Santa Rosa y Vilcazán), y en la parte alta de la cuenca del Rio Piura, con estos futuros reservorios alternativos regulamos las grandes avenidas evitando las inundaciones almacenando el agua para las épocas de sequía y aseguramos el futuro hídrico en la región”.
Y por último apela a recobrar el principio de Autoridad de los Reguladores del Agua (ALA) y en especial la ANA.

Reflexión

El año 2001, la Universidad Alas Peruana publicó un libro del ingeniero Jaime Deza Rivas Plata preocupado por la situación hídrica de la costa- Su título “¿Se seca la costa?. Ideología y riego prehispánico en el norte peruano”. Su investigación estaba dirigida a jóvenes a abordar el tema del agua con el intento de plantear hipótesis que su eficiente conducción por los constructores andinos y particularmente los nor costeños revelan un conocimiento basado en la observación, experimentación, registro y generalización”.
“¿Cómo es que los antecesores nuestros resolvieron el problema del agua?. ¿Cómo pudieron construir cientos de kilómetros de canales con una diversidad de formas topográficas y técnicas de control hidráulico?. ¿Cómo lograron construir desde la sierra de Huarmaca hasta Chulucanas en el Alto y Medio Piura, el canal serán, manteniendo una eficiente inclinación y cauce constante en los 150 kilómetros de recorrido” (Fidel Ramírez Prado).

COMPARTIR     Twittear Compartir