La Antártida: tierra sin olor y de larga temporada en la oscuridad

La Antártida: tierra sin olor y de larga temporada en la oscuridad

El aislamiento, frío y oscuridad componen la vida cotidiana de los que habitan en las bases de investigación en este continente de condiciones extremas, más conocido como el “Marte Blanco”.

En este territorio el aire carece de olor, ya que suele ser más limpio que en otras partes de la Tierra.
La Antártida no tiene días ni noches, ya que en invierno el sol no aparece y en verano no se pone debajo del horizonte, es por ello que durante cuatro meses reina la oscuridad. Debido a esto, a quienes se encuentran en este lugar a veces les es difícil conciliar el sueño o comer.

En el lugar no existe pueblos ni ciudades, y cuando es invierno, los investigadores que están en las bases quedan aislados, si ocurre alguna situación de emergencia durante los meses invernales no habrá forma de recibir ayuda exterior.

El acceso al agua es otro problema, ya que se tiene que usar bastante combustible para derretir el hielo.

Datos

* Los ocupantes de la base tienen prohibido usar jabones y geles de ducha personal.

* En la Antártida no hay un sistema que logre procesar desechos humanos, es por ello que orinar es muy complicado para los ocupantes.

COMPARTIR     Twittear Compartir