El escribidor y la diva

El escribidor  y la diva

luis-garcia

Luis García Barreto
Abogado

Estoy separado”… “Estoy separado”. Con tranquilidad y ojos de amor se expresó lacónicamente nuestro Nobel después de terminar una relación matrimonial de 50 años.

Conociendo el ego y la arrogancia de don Mario, considero que le resultaría probablemente impensable resistirse a que una mujer como la diva de Porcelanosa (decoración de interiores) y la diva  de “Hola” (revista del jet set), la ex de Julio Iglesias, la ex del Marqués de Griñón y viuda de Miguel Boyer  le permita que le haga la corte a sus casi 80 años. Las hijas de la diva están felices al punto que ya le llaman “tío Mario”.

No tengo la más mínima pretensión de invadir el fuero sentimental de Vargas Llosa y menos emitir juicio de valor sobre su decisión. No la aconsejo, la sugiero ni la propongo, como tampoco la desautorizo, descalifico y menos la cuestiono. Lo único es que estos temas no están reservados para musculosos jóvenes rellenados de anabólicos, sino que también, salvando de lejos la distancia con la huachafería burda y barata, también se presenta en la elocuencia inteligente de un Nobel de Literatura y una guapísima mujer, refinada y elegante. Esto hace definitivamente que se mantenga en la retina de todo varón.

Otro de los temas que nos demuestra este romance en Vargas Llosa es que a la tercera va la vencida. No significa que no haya una cuarta, sino que ahora se ha alejado de la familia. Primero fue la tía Julia y después la prima Patricia.

O es que cuando la hormonas revolotean en Mario la familia huye o es que quiso terminar con el karma de las relaciones familiares, porque con la filipina no hay gota de consanguinidad que se le acerque ni por transfusión.

El último tema es cómo manejara los problemas legales. Le quedan tres opciones: i) Que Patricia, inteligente y soberbia ella, lo demande por adulterio en caso consiga pruebas; ii) que civilizadamente lleguen a una separación convencional resolviendo fundamentalmente el tema patrimonial porque ya no hay de por medio hijos menores, régimen de visitas ni actuaciones escolares ni primeras comuniones; y iii) lo que le queda a Mario es la opción de la separación de hecho pasados dos años contados a partir de… solamente Isabel Preysler lo sabe.

COMPARTIR     Twittear Compartir