Editorial: Grandes proyectos, grandes dudas

En la última semana las autoridades han anunciado obras que, realmente, no sabemos si van a poder ser ejecutadas.

Editorial: Grandes proyectos, grandes dudas
En la última semana las autoridades han anunciado obras que, realmente, no sabemos si van a poder ser ejecutadas.
Tiempo de lectura: 2 minuto(s) aprox.
En la última semana las autoridades han anunciado obras que, realmente, no sabemos si van a poder ser ejecutadas. En este caso, como en muchos otros, la realidad más adversa choca con las buenas (?) intenciones y las colocaciones algo prematuras de primeras piedras que podrían ser las únicas.
En la ciudad de Piura hay dos obras que llaman la atención: la primera es la recuperación de las pistas del centro histórico, un proyecto anunciado por el gobernador regional Luis Neyra, que consiste en restablecer la viabilidad en las arterias más importantes de la zona monumental -lo cual es un decir un tanto cruel, pues Piura es una urbe sin monumentos, a diferencia de Trujillo, Arequipa o Lima-.

PUEDES LEER ► Obras preventivas terminarían en el mes de enero

Normalmente, correspondería que este trabajo -que costaría, en promedio 70 millones de soles- lo ejecute la Municipalidad de Piura, pero ya sabemos que gestores locales no tenemos y que la MPP se limitó, en su momento de mayor brío, a pasarle la gorra al Ejecutivo y a pedirle a los siete congresistas piuranos -cuyos nombres ya no recordamos- que trabajen por la capital regional, pero sin éxito. Luis Neyra, ávido de demostrar que su gestión puede hacerlo, ha hecho suyo el proyecto. Solo queda esperar que el calendario no le quede demasiado abultado. Recordemos que el proyecto de la MPP consistía en la recuperación del tránsito y la instalación del drenaje, cosa muy necesaria ahora mismo, que las calles del centro y su contorno parecen pocillos de agua puerca y juntaderos de mugre de orígenes insospechados.

El otro “gran proyecto” -cuya primera piedra se colocaría mañana a las 6 p.m., de no mediar inconveniente- es el tan promocionado Circuito de las Aguas que se construirá en la urbanización Santa Ana. Las imágenes de la obra, que hacen ver a dicha zona de Piura, hoy secuestrada por la delincuencia, el deterioro infraestructural y el desaseo alarmante, como un oasis en medio de una ciudad que, curiosamente, carece de agua. Y esa es la primera objeción que cualquier ciudadano debe hacerse ante estos anuncios: ¿cómo se sostendrá un proyecto de semejante envergadura y gasto superior a los 13 millones de soles cuando el agua es lo que escasea? Dijo la EPS Grau que solo le quedan cinco años de abastecimiento a Piura. ¿Qué dirán los dirigentes?
Síguenos:

Más en Local