Vox populi, vox dei

Vox populi, vox dei

Los congresistas, sobretodo los “Niños” u otros que se abstuvieron en su votación para salvar a Pedro Castillo de la segunda vacancia, estarán preocupados por estos días porque lo que ellos no han podido hacer en dos pedidos de vacancia, “y librar a los peruanos de la ineptitud de un gobierno”, el pueblo podría hacerlo en las calles. El pueblo elige, pero también saca a un gobernante.

Es evidente la impotencia de los peruanos al tener un presidente que en ocho meses ha designado cuatro gabinetes, sin acertar a uno. Ha acumulado tres investigaciones por tráfico de influencia y presunta corrupción, además de una serie de patinadas y errores que lo han llevado a ser un presidente impopular entre los peruanos (76% desaprueba su gestión).

Y como si esto no fuera suficiente, a Castillo y su corte se le culpa de haber profundizado la crisis con el paro de transportistas y agricultores al insultar a los manifestantes en vez de proponer soluciones; al decretar toque de queda en vez del diálogo.

El parlamento no se queda atrás y, según perciben los peruanos, se ha convertido en el mejor aliado de Castillo, por eso exigen que ambos renuncien al poder… ¿Lo harán?


Síguenos en nuestras redes sociales:



Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.