Viviendas afectadas por desborde del río Piura sufren devaluación

Viviendas afectadas por desborde del río Piura sufren devaluación

Especialistas indicaron que las viviendas y negocios afectados por el desborde del río Piura en ambas márgenes como Los Cocos del Chipe, El Golf, Quinta Ana María, Miraflores, entre otras, sufrirán perdidas económicas y se devaluarán los inmuebles afectados.

Según el decano del Colegio de Economistas de Piura, Jaime Romero, los inmuebles afectados han perdido su valor. Dijo que la población aprenderá a no comprar inmuebles en zonas bajas y cerca al río, por temor a sufrir perdidas.

“Estas viviendas no valen nada, se han construido en zonas vulnerables y nadie pagaría un elevado costo por una casa que no brinda garantías de seguridad”, sostuvo.

Manifestó que los propietarios de las viviendas en las zonas bajas venderían sus propiedades a bajos costos y otros las abandonarían antes de seguir contrayendo más perdidas. Señaló que el costo de las nuevas viviendas de las zonas residenciales cerca al centro de Piura y al río bajarían de precio considerablemente.

El economista Mario Arellano dijo que el desborde afectó de manera temporal a los inmuebles. Asimismo, señaló que los predios de zonas altas tendrán mayor demanda y se valorizarán.

“La gente buscará vivir en las zonas altas, el comercio también se desplazará de la zona céntrica de Piura”, indicó. Para el gerente de la Cámara de Comercio, Carlos Sánchez, las viviendas se desvalorizaran hasta la mitad de su costo real; incluso puede llegar a más. Por ejemplo, si una vivienda cuesta 500 mil soles, se vendería a 250 mil aproximadamente. Otras podrían tener un costo menor a este límite hipotético.

En tanto, el arquitecto Leopoldo Villacorta sostuvo que las zonas de mayor seguridad se encuentran en el sector Oeste o en el distrito de Veintiséis de Octubre por encontrarse en la zona más alta de la ciudad. Recomendó a las autoridades evitar que la población comience a invadir estas zonas. Los especialistas coincidieron que las autoridades deberían invertir más en prevención y protección de las defensas ribereñas.

COMPARTIR     Twittear Compartir