Víctor Tume: Campeón desde la sangre de pescador

Víctor Tume: Campeón desde la sangre de pescador

Todo el año salen desde la caleta de Cabo Blanco, la misma que hoy se ha llenado de pescadores y otros turistas curiosos que han llegado hasta a estar parte del océano, para ello han tenido que esquivar el desierto más seco del mundo, Piura, y las curvas del acantilado para apreciar la competencia de “La Regata del Siglo”, cuya actividad congrega a los mejores hombres de mar, quienes con su habilidad y destreza jugarán con el viento y las velas.

Pasada la una de la tarde, los contrincantes han empezado a jalar sus velas y buscar el mejor viento que los lleve hasta el otro extremo. Víctor David Tume Periche y su equipo de tres miembros empezaron liderando la competencia. El viento juega a su favor en la embarcación “San Miguel Arcángel”, con quien ganó su cuarto competencia. Antes lo hizo en “Mi Salvador”, “Guíame Espíritu Santo” y “Jesús el Salvador”.

Entusiasmado y con una sonrisa tímida, agradece a sus padres y a su pueblo que lo vio crecer desde pequeño.

“Le doy gracias a Dios, lo que me enseñó mi padre es algo mejor que jardinero. Me siento contento de ser pescador de Cabo Blanco y mi pueblo me conoce desde pequeño. Me preparé para ganar a los pescadores de Talara, pero hoy (el 29 de junio) no llegaron”.

Tume Periche cuenta que ganar la competencia no ha sido fácil, pero ser campeón lo lleva desde la sangre de pescador, y señala que se prepararon por más de 20 días, jalaron velas, cortaron cuerdas y levantaron en varias jornadas el mástil con el que ganaron la competencia.

Mañana será otro día y los pescadores seguirán haciéndolo para las nuevas temporadas de pesca y competencias donde sean invitados, cada mañana seguirán levando su vela para navegar por el Pacífico, uno de los mares más ricos y una de las zonas con mayor biodiversidad marina del mundo se concentra en Piura, frente a la costa de Cabo Blanco.

Un lugar donde los acantilados, las rocas, la brisa y el océano se alinean para componer una apacible caleta que desde hace más de medio siglo atrae a numerosos aficionados a la pesca deportiva.

Aquí la naturaleza reina, sobre todo en sus aguas, con especímenes de enormes dimensiones como el pez espada, el atún ojo grande y el mítico merlín negro, cuya fama hizo que el escritor Ernest Hemingway tome un avión hacia el aeropuerto de Talara, en abril de 1956, para él mismo descubrirlo.

Y es que este espectáculo no se repite en otras partes del Perú, y muy probablemente es de los pocos espectáculos que se dan en el mundo, en playas como Cabo Blanco, también famosa en el surf mundial por sus tubulares olas. En el 2018, el Ministerio de Cultura declaró como Patrimonio Cultural de la Nación, “Los Conocimientos, Saberes y Prácticas asociados a la Navegación y Pesca Tradicional en Veleros Artesanales en las Caletas de Cabo Blanco y El Ñuro”.


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir