Una tarea pendiente dentro de la PNP

Una tarea pendiente dentro de la PNP

Inspectoría de la PNP tiene mucho trabajo por delante: detectar, sancionar y limpiar la institución policial de malos efectivos, aquellos que extorsionan a los ciudadanos en las pistas; a los que les gusta abusar de su cargo y de todos aquellos elementos infiltrados que coordinan y dan información a bandas organizadas.

La detención en Catacaos, de dos policías en actividad, acusados de vender una moto robada, no hace sino confirmar lo que los ciudadanos saben y denuncian siempre.

Y es que malos policías, en lugar de garantizar la seguridad de los vecinos, de proteger y ayudar a las personas, como lo establece la ley, se han vuelto un peligro, uniformados de los cuales hay que desconfiar y cuidarse.

Controlar la corrupción policial no es fácil porque se enfrentan a actividades delictivas lucrativas que elevan el riesgo de corrupción; además está la problemática interna de los bajos sueldos y el propio espíritu de cuerpo de ciertos miembros de la institución, que como tal, refleja la debilidad de las instituciones en el país.

Por lo pronto, solo queda conocer la ley y denunciar a los faltosos para que no sigan desprestigiando a una importante institución.

COMPARTIR     Twittear Compartir