Un DNI es la pista para dar con los asesinos de policía

Un DNI es la pista para dar con los asesinos de policía

La pista que llevaría a identificar a los posibles asesinos del suboficial de tercera de la PNP, Gianni Cristhoper Álamo Labrín (24), sería el documento de identidad (DNI) hallado en la escena del crimen. Los agentes se encuentran tras los pasos del pistolero y sus cómplices que también dejaron herido de bala al suboficial de segunda, Luis Jesús Caramantín Cabanillas (31).

De acuerdo a las investigaciones, el DNI pertenece a Juan Carlos Castañeda Pachérrez (23), quien tiene antecedentes policiales por diversos delitos. Castañeda es uno de los sospechoso del ataque a balazos contra los dos efectivos policiales, ocurrido en el sector La Pala, carretera Tambogrande-Malingas.

Mientras que un testigo aseguró que observó a tres sujetos a bordo del automóvil color plomo, que fueron intervenidos por Álamo y Caramantín, otra versión asegura que son cuatro los individuos que iban en el vehículo color plomo. Se dice que este grupo, minutos antes del atentado, habrían bebido licor en un bar, ubicado en el sector conocido como Catacaos Chiquito. Este último detalle no ha sido confirmado ni desmentido por la Policía.

Bandas identificadas

El jefe de la Macrorregión Policial de Piura, Eswin Manay, ayer, en el frontis del velatorio del agente caído, declaró que “Álamo era un excelente efectivo policial que en el cumplimiento de su deber tuvo un enfrentamiento con una banda criminal, que tuvo un resultado lamentable”.

Manay agregó “están desarrollando una estrategia en Piura y esto conlleva riesgos, las bandas están generando zozobra. Esto ha sido diagnosticado y evaluado”.

El oficial añadió que han fortalecido inteligencia, el grupo Terna y unidades especializadas.
El general de la Policía indicó que sospecha que en el crimen haya participado un hampón que se injerta con “Los sanguinarios de Chiclayito” y “Los Portilla” del mismo sector.

Datos

* Inspectoría policial llegó cerca de las 10:00 a.m. de ayer a la comisaría de Tambogrande para efectuar las diligencias correspondientes del caso.
* El policía Álamo deja en la orfandad a un hijo de un año de edad, quien recibe terapia diaria de microcefalia. El agente adoraba a su niño y era su motor para dar todo de si en la institución policial.

COMPARTIR     Twittear Compartir