Un cuarto de siglo de corrupción

Un cuarto de siglo de corrupción

Las evidencias que comprometen a la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán y sus funcionarios de confianza, de recibir hasta $10 millones de Odebrecht, podría llevarla a prisión.

Este caso, como otros más, no hace sino confirmar por enésima vez cómo el poder y la política se han infestado de corrupción en casi todos sus niveles.

Sacando cuentas, encontramos que los indicios de corrupción vienen desde hace, por lo menos, 25 años, y todos de gobiernos democráticos. Fujimori y Montesinos envilecieron la política y los demás presidentes que le sucedieron siguieron por el mismo camino, como lo demuestran los sobornos a Alejandro Toledo o la recepción de dinero para las campañas de Keiko y Ollanta Humala.

Perú es el único país sudamericano que tiene a dos expresidentes presos, uno muerto, otro con pedido de prisión, uno más en investigación, además de alcaldes -como Villarán- comprometidos en recepción de sobornos y lavados de activos; signo de que la Fiscalía y el Poder Judicial, por fin se puso los pantalones largos y empezó a hacer justicia, una labor que ha desatado el ataque furibundo de las fuerzas políticas, de las cuales habrá que tener cuidado.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.