Tu vida depende también de una luz del semáforo

El problema de la falta de semáforos o equipos malogrados como en Tacalá y Cossío del Pomar lo sufren los vecinos de varios sectores de Piura que exponen sus vidas al cruzar las vías de alto tránsito en horas punta o al encontrarse con temerarios conductores que viajan a toda velocidad, o que creen que ellos siempre tienen la preferencia.

La  luz de un semáforo puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de una persona que cruza la vía caminando o la vida de decenas de pasajeros que viajan en una unidad de transporte terrestre, ya sea interprovincial o local, como ocurre con los escolares, universitarios y quienes trabajan en algún sector de Piura.

Las autoridades municipales no deben perder de vista la importancia de la semaforización y deben estar siempre listas para atender oportunamente las fallas de los equipos, porque estas no solo incrementan la congestión en el tráfico de vehículos y causan problemas de retraso en la agenda personal y laboral de la gente, sino sobre todo ponen en riesgo la vida de las personas.

También se debe tener en cuenta la identificación de las nuevas zonas donde se necesita instalar semáforos y para ello es vital realizar estudios que permitan conocer hacia dónde crece la ciudad, cómo crece el parque automotor y cuáles son las rutas más usadas por los transportistas.

Las juntas vecinales también pueden ayudar a sus comunas, informando oportunamente sobre los problemas de congestión o accidentes de tránsito.

Sin duda que no podemos cerrar los ojos a la realidad y cargarle toda la responsabilidad a las autoridades o a los irresponsables choferes, pues también los peatones tienen su cuota de culpa en la ocurrencia de accidentes tránsito.

Muchos peatones o no conocen el significado de las luces del semáforo o creen que los equipos están colocados de adorno. Con total imprudencia cruzan la pista sin siquiera mirar arriba y ver si la luz del semáforo les permite su paso.

Los semáforos son importantes en las vías y deben estar operativos y en el lugar donde se necesita. Sin embargo, nuestra vida no solo depende del buen funcionamiento de los equipos o de su instalación, sino sobre todo del buen uso e importancia que les asignemos.

COMPARTIR     Twittear Compartir