Teofilo Aquino Ipanaqué: el escultor de los santos piuranos

Teofilo Aquino Ipanaqué: el escultor de los santos piuranos

Teófilo Aquino Ipanaqué no solo es un gran pintor, también se ha convertido en el mejor escultor de réplicas de santos piuranos. Su última obra, un “Señor Cautivo de Ayabaca”, tallado en cedro y caoba, partió esta semana a Nazca.

En conversación con El Tiempo, el artista Aquino indicó que fue hace tres meses que unos visitantes de Nazca le pidieron hacer una réplica del Señor Cautivo, luego visitar Ayabaca. “Ellos llegaron a Catacaos en busca de un escultor que les haga una réplica igual a la que habían visto. Tenían una imagen del Señor Cautivo, querían el mismo tamaño, las características y así fue”, señaló Aquino.

Sus manos y un arduo trabajo dieron forma al Señor Cautivo de 1,80 metros de altura y 20 cm. de base. Este fue llevado en un ataúd especial hacia Nazca. El vestido y las joyas que luce la imagen también fueron hechas por el artista, quien además de tener talento para la pintura y la escultura, es experto en joyería.

No es la primera vez que Aquino hace una obra religiosa: ha hecho un Señor Cautivo de 1,50 metros para la colonia peruana en España, uno para Lima y otro para Ecuador, que también ha quedado encantado con sus obras.

Aquino asegura que la mayoría de las iglesias del Perú tienen alguna obra suya, pues también ha hecho esculturas de la Virgen de Las Mercedes y crucifijos de tamaño natural en madera.

“Cada obra es un trabajo distinto. Yo no saco moldes de nada. Siempre trabajo inspirado. Yo soy muy católico y me siento muy honrado cada vez que me piden hacer una obra religiosa”, agregó Aquino.

COMPARTIR     Twittear Compartir