Sondeos electorales y mitomanía

Sondeos electorales y mitomanía

Bien vale recordar algunas precisiones sobre lo que se entiende por mentira. San Agustín nos recuerda que la mentira sólo existe cuando se acompaña de la intención de engañar. Y tengamos muy en cuenta que engañar es darle a la mentira apariencia de verdad. Es la manipulación de la información para moldearla como una verdad.

El protagonista de los vladivideos, descaradamente, asumía que en las campañas políticas electorales de su asesorado pagaban desde 30.000 a 20.000 dólares a reconocidas agencias encuestadoras para que realicen sondeos electorales y pongan en primer lugar a su candidato. Mentían y la ingenuidad de un electorado que decide su voto a ganador cae en el juego y acaba eligiendo al que aparece primero en las “encuestas”.

Este hecho social es mundial y sigue vigente. En el caso nuestro, en cada proceso electoral aparece una serie de encuestadoras que ofrecen sus servicios al mejor postor. En estas comercializadoras no existen la ética, la conciencia moral ni mucho menos la axiología. En ellos está el aprovechar la coyuntura y ganar dinero. Tienen como su gran asesor a Joseph Goebbles, pues ponen en práctica la lección: “Miente, miente, miente, que algo quedará. Cuanto más grande sea una mentira, más gente se la creerá”.

Estoy confiando y con la esperanza de que nuestro electorado tome conciencia de que su voto no se bota y que debe tener la convicción de que está en juego elegir a quienes van a tener en sus manos el futuro de nuestro querido Perú. Cada uno de nosotros tenemos la libertad de elegir a quienes serán buenos gobernantes. Nadie puede obligarnos a elegir a quien le convenga ofreciéndonos “regalitos”.

Tenemos que demostrar en este proceso electoral del 11 de abril de 2021 que ninguna encuestadora manipulará con su información nuestra decisión de elegir a quienes nos representarán. Y somos conscientes de que quienes contratan a empresas mitómanas para engañar, desde ya demuestran su catadura de inmorales y corruptos y a esos les encaramos que no pasarán. De politiqueros mitómanos está contaminado el Perú. Ya los conocemos. La pandemia también los desnudó.


Escrito por: Héctor Castro Mondragón
COMPARTIR     Twittear Compartir

Héctor Castro Mondragón

Héctor Castro Mondragón

Sociólogo