Sin independencia en la educación

Sin independencia en la educación

leon-trahtemberg

León Trahtemberg
Colaborador

Si entramos a un aula en el  Perú encontraremos una escena similar a la que hubiéramos visto en las pocas aulas existentes en 1821: profesor parado adelante dicta la clase desde sus apuntes o memoria, alumnos sentados en carpetas en filas cuadriculadas, en silencio lo escuchan y toman notas para memorizarlas y luego mostrar sus adquisiciones en los exámenes.  Si alguien se sale del formato cómodo para el profesor, lo castigan. El currículo  es diseñado para ser transmitido tal cual. El profesor pregunta y el  alumno se mantiene en silencio o contesta lo que el profesor quiere escuchar. El profesor premia y/o castiga los desempeños y conductas de los alumnos con notas.

Es una relación vertical, totalitaria, indiferente a las diferencias entre alumnos, en la que no interesa lo que el alumno piensa o siente, ni hay cabida para sus opiniones o preguntas. En suma, un alumno-esclavo cuya supervivencia depende de su sumisión total a los designios del profesor.   ¿Sería muy distinto si entramos al azar a un aula este año? En demasiados casos, sería lo mismo.

La pregunta es ¿cómo es el ciudadano que egresa de un colegio con este perfil de “buen alumno”?; ¿Será el ciudadano con pensamiento crítico, divergente, creativo,  autodisciplinado, corajudo para tomar riesgos y enfrentar  retos complejos, tolerante con las ideas de los demás, comprometido con el bienestar de la comunidad y el medio ambiente, respetuoso del estado de derecho, emprendedor, capaz de moverse por el mercado laboral y eventualmente generar su propio empleo?

Mientras la sociedad  en general y en particular los políticos  no tomen consciencia de que un Perú libre, independiente, competitivo, ética y mentalmente sano no se gestará en una escuela retrógrada, ningún mejor puntaje en pruebas censales o PISA anunciará la realización de nuestro sueño nacional. Mientras no se atrevan a disrumpir hacia planteamientos innovadores, que le den voz a los alumnos, seguiremos dando vueltas en trompo con más de lo mismo.       

COMPARTIR     Twittear Compartir