Sin cambio de rumbo del gobierno, habrá mayor pobreza, desempleo e inflación

Sin cambio de rumbo del gobierno, habrá mayor pobreza, desempleo e inflación

De no haber un cambio profundo en el gobierno, el país sufrirá en el futuro inmediato de mayor pobreza, desempleo y un alza inmanejable de precios.

Para los analistas consultados por El Tiempo, a estos problemas se debe sumar el deterioro de los servicios públicos y el aumento de la frustración popular.

“El gobierno está afectando la marcha de la economía y cuando hay poca producción, suben los precios, hay escasez y lo que es peor, no hay trabajo formal. Esta es la peor combinación que se pueda dar. Es cierto que en el mundo hay un problema de encarecimiento de productos que importamos como combustibles, alimentos y fertilizantes. Eso es verdad, pero eso se tenía que contrarrestar con aumento del empleo”, afirma el ingeniero y político, Fernando Cillóniz.

Esto implica -agrega-, una mayor inversión pública y privada para fomentar el empleo y que la población tenga más dinero

“Lo que nos espera es que nos vamos a empobrecer más. Es cierto que empezó con la pandemia, que fue muy mal manejada, pero se agrava con la mala política actual. Hay cada vez más pobreza y eso es lo que tenemos por delante. El gobierno desalienta las inversiones. La minería pasa por muchos problemas con los bloqueos y protestas, en consecuencia las familias tienen menos recursos y eso es empobrecerse”, comentó Cillóniz.

Servicios

De otro lado, Cillóniz anticipó que continuará el deterioro de los servicios a la población debido a la improvisación de los cuadros técnicos del gobierno. Una muestra es la actual crisis por la falta de los insumos para entregar pasaportes y otros documentos.

“La madre del cordero, como se dice, es la corrupción y la inoperancia de las autoridades, gente muy mediocre que no sabe gobernar. Este tema de los pasaportes se da porque no compraron las libretas. Lo mismo pasa con el DNI y brevetes […] Esto es complejo. A un país hay que abastecerlo dejando en libertad a las empresas y que las instituciones recluten a los mejores funcionarios para que todo camine, pero no es el caso”, agregó.

Refiere que los países se van deteriorando de a pocos hasta llegar a extremos como Venezuela.

“Eso es lo que estoy viendo en mi país. Primero son los pasaportes, luego serán los medicamentos y así se va malogrando el país”, aseveró el exgobernador.

No funcionan

Para el economista de la UDEP, Juan José Marthans, las actuales medidas del gobierno no funcionan, por lo que será muy complicado controlar la inflación en este año. Esto en relación a la exoneración del IGV a los alimentos y el impuesto selectivo al consumo.

“Tenemos un mercado sustancialmente informal que nunca han pagado IGV y su eliminación no les resulta trascendente en nada para la determinación de precios. Aquí el impacto será de cero”, dice.

El economista explica que las micro y pequeñas empresas, ligadas a la venta de alimentos, están en un régimen tributario especial, por el cual su pago de impuestos está sujeto a un volumen de ventas.

“Sea más alto o bajo el IGV su pago mensual no está sujeto a una tasa, sino a un volumen de ingreso neto mensual. Hablamos de dos ambientes sustanciales en la determinación de precios de los productos que se han referenciado en la canasta para exonerarlos del IGV. Son dos ambientes que son indiferentes si se exonera o no el porcentaje de 18% del IGV”, agregó.

De otro lado, Marthans afirma que tampoco hay simetría entre lo que gasta el productor frente a la reducción del IGV.

“Estamos viviendo al borde del precipicio a nivel mundial, hay que afinar las políticas sociales y de compensación frente a incremento de precios, pero este gobierno se ha encargado de desactivar y eliminar lo mejor que tenía el sector público en sus cuadros técnicos. Con ello, ahora el gobierno se encuentra atado de brazos para ejecutar las políticas que se necesitan en esta coyuntura”, dijo.

Paralización

Sobre el tema, el presidente de la Cámara de Comercio, Javier Bereche, consideró que las medidas populistas están empeñando la salud económica del país.

Explica que mientras se exonera el pago de impuestos, se siguen cerrando minas por conflictos sociales, afectando los ingresos al fisco.

“La salida es fomentar empleo mejor pagado y es ahí donde el Estado no está haciendo nada, al contrario, el desempleo crece todas las semanas. La mina de Cuajone, que está cerrada por la población, paga S/250 millones de regalías al mes, que es lo mismo que costará la exoneración del IGV a los alimentos. Hay que buscarle financiamiento a las decisiones porque se está tomando dinero de la reserva”, indicó.

De otro lado, la inversión estatal está paralizada por el constante cambio de los ministros.

“Llevamos ocho meses con más de 50 ministros. Los funcionarios no toman decisiones si no reciben una orden porque temen mucho el tema judicial”, afirmó.


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir