Señales clásicas para saber si tienes un jefe tóxico

Señales clásicas para saber si tienes un jefe tóxico

Ser un buen jefe no es un requisito para crear compañías que rompen esquemas. Y para que dejen millones en el bolsillo de sus directores ejecutivos. A veces parece que es todo lo contrario.

Estos son algunos de los signos clásicos que debes buscar, y lo que debes hacer si tu empresa posee algunos jefes con estas características.

Un jefe que grita, intimida o genera antagonismo

Esto es diferente al “amor severo” o la áspera personalidad de un gerente sin pelos en la lengua. Un jefe intimidante -que manipula y humilla a su personal- socava la estabilidad y la confianza en el centro laboral.

Antes de pedir la cabeza de tu jefe, sin embargo, consulta con tus colegas para ver si se sienten de la misma manera; si el equipo está unificado, puede haber maneras de resolver el problema como grupo.

Una filosofía de “éxito a toda costa”

Si el estilo de gestión del jefe no tiene límites, como el de Kalanick, ten cuidado. Mientras que un método de “talar y quemar” puede conducir a resultados meteóricos -como sucedió con Uber- puede conducir a una caída rápida, como la de Ícaro, también.

Tratamiento injusto de los trabajadores

Nada alimenta más un ambiente laboral tóxico que negar los derechos básicos de los empleados. Uber enfrentó varios golpes legales tras acusaciones de que no daba a sus empleados el salario mínimo o vacaciones pagadas.

Tu jefe es un monstruo controlador

O peor, él o ella sacan a otros altos ejecutivos de su empresa, como fue el caso con Dov Charney, exdirector ejecutivo de American Apparel. “Los empresarios que nunca renuncian a ningún control, o no traen a los gerentes profesionales, tienden a explotar en algún momento”, escribió Sydney Finkelstein. La arrogancia nunca gana.

El gerente ausente

Si tu gerente apenas interactúa contigo -o incluso no está mucho tiempo en la oficina, para empezar- esto definitivamente será un obstáculo para su éxito.

El director ejecutivo de JC Penney, Ron Johnson, “apenas intentó conectarse con los empleados de base, que encontraron sus transmisiones de video regulares más autopromocionales que motivacionales, (como por ejemplo el 50º día de Ron Johnson en JC Penney) especialmente cuando eran grabadas en su oficina de Palo Alto”.

Mala prensa

Si tu empresa es tan conocida como para ser cubierta en las noticias durante sus momentos más difíciles, pregúntate: ¿cuánto estás dispuesto a atenerte a las malas decisiones que se están tomando?
¿Cuánto crees en la misión de la empresa? ¿Cuánto tiempo puedes justificar la mala gestión y la agitación constante?

La respuesta, en muchos casos, probablemente será no por mucho tiempo. Recuerda, la vida es demasiado corta para soportar un lugar de trabajo tóxico. Si tu empresa no es un lugar feliz para trabajar, puede ser hora de empezar a buscar uno que sí lo sea.

COMPARTIR     Twittear Compartir