El centenario de Carlos Arellano Agurto
septiembre 7, 2023
Autor: Victor Palacios

Compartir:

No pocas veces hemos escrito en Semana, artículos relacionados con el cincuentenario, centenario, sesquicentenario, o bicentenario de personajes y de hechos históricos vinculados con la temática piurana y con la historia en general, tratando de compartir con los lectores, sobre porqué las personas son trascendentes cuando dejan huellas imborrables, como esa que trazó don Carlos Arellano Agurto, personaje que habría cumplido 100 años el 26 de enero.

Tantas veces lo escuchamos hablar, explicar, describir y evocar con una fuerte carga de identidad, a esa Piura que él conoció, y que destrozaron no solo los avances tecnológicos, sino que asesinaron aquellos que creen que lo tradicional no puede convivir con la modernidad, con ese mundo actual que tiene otro sabor, muy respetable, y que ha cambiado las maneras de hacer las cosas.

¡Velay! diría don Carlos, “en lo que se ha venido a parar”. Por si acaso, Carlos Arellano Agurto no era un enemigo del siglo XXI, siempre le daba gracias a Dios por haberle permitido vivir una década de este siglo, y agradecía a los hombres de ciencia y a los inventores, por haber disfrutado de Internet, y por haber estado en contacto con el mundo a través de las tecnologías de la información, que para él tuvieron un punto de partida en la invención del teléfono.

Estoy súper seguro, que ese hombre que nació en Sullana, el 26 de enero de 1920, nos estaría diciendo si le entrevistase por sus 100 años de vida, que en Piura se ha asesinado a muchas palabras, y nos estaría sacando el diccionario para recordar las olvidadas, o las marginadas, y también estaría validando expresiones como las de aquellas personas que prefieren decir “la calor”, y a quienes los condenasen y dudasen, los mandaría al diccionario oficial de la Real Academia de la Lengua Española, a ver que en esa publicación, se acepta que en Andalucía y en algunos países de América, se feminiza al masculino calor, aunque la mayoría prefiera decir, “el calor”.

El hombre que estuvo tras las huellas de Piura, no solamente pensó en dejar un retrato escrito de su tiempo, no solo se limitó a lo que escuchó en Piura, consideró a Sullana, Chulucanas, Paita, Talara, Tambogrande, Querecotillo, y lo que pudo escuchar de los lugares que no conoció, o en los que el tiempo le fue cortísimo para recoger lo que buscaba: el habla de la tierra, y los dichos y maneras de expresarse de las personas; y conociéndolo como lo conocí, me diría que frente al universo de palabras asesinadas, hay otras a las que se les está dando el golpe de gracia.

Carlos Arellano Agurto creció en la Sullana del ferrocarril, observando vivamente que ese caballo de hierro era un agente integrador de Paita con Piura, y de todos los pueblos ribereños del río Chira y parte de los del río Piura, porque los rieles que despertaron al desierto se trazaron integrando el territorio de las actuales provincias de Paita, Sullana y Piura, y de esto se ve mucho en los escritos de Arellano.

La primera fue ‘Piuranidades’: dichos y costumbres de Piura, editada en 1996, con el sello de Sietevientos Editores, publicación que con toda seguridad contribuyó al fortalecimiento de la identidad regional, y al conocimiento de la historia de los hombres y mujeres que han nacido entre el desierto y el mar, y en las cercanas estribaciones serranas; en el trabajo se nota que Arellano Agurto fue un piuranista consciente, que sabía lo que hacía, y que su propósito era bien claro, hacer conocer algo de una Piura inexistente para muchos, pero que flota, en cada aspecto de la pluri-cotidianidad de los piuranos y piuranas.

Su segundo libro, ‘Huellas de Piura’: tras el rastro de nuestra identidad, continuación del primero, salió el año 2000, editado por la Asociación Cultural Tallán, en este libro, de nuevo Piura vuelve a ser el escenario central, con su habla propia, sus personajes y sus vivencias. Con motivo del centenario de su nacimiento, la Asociación Cultural Tallán que preside Luis Ernesto Mendoza Ramírez está promoviendo el homenaje correspondiente, y la edición de un trabajo, inédito y póstumo

Más populares
Victor Palacios
Editor web de El Tiempo y La Hora. Periodista y fundador del equipo digital del diario El Tiempo. Comunicador con experiencia en Marketing Digital, Data Analyst, SEO, Web Design, Email Marketing e Ecommerce.