Semana Santa 2022: esta es la razón por la que no se come carne roja

Semana Santa 2022: esta es la razón por la que no se come carne roja

Los peruanos vivirán una Semana Santa muy especial en este 2022, pues tras dos años de las restricciones por la COVID-19, los fieles católicos podrán vivir y conmemorar la vida, pasión y muerte de Jesús en la Iglesia.

La Semana Santa 2022 inició este Domingo de Ramos (10 de abril), en la tradicional Catacaos de Piura los hijos de Dios se congregaron hasta en los exteriores de la Iglesia, como una medida de seguridad ante la pandemia, tras superar el aforo en el templo.

Catacaos es una ciudad que presenta un gran respeto por la Semana Santa y sus tradiciones.

¿Cuándo y por qué no se come carnes rojas?

Los católicos más ortodoxos renuncian a consumir carnes rojas durante toda la Cuaresma con el objetivo de recordar el sacrificio de Jesús, sin embargo, es más común que se evite la ingesta de carne el Viernes Santo, que en esta ocasión será el 15 de abril.

El origen de esta práctica es que antiguamente preparar una comida que incluyera carnes no solo era considerado un lujo, sino que estaba asociado a celebraciones, por lo que los primeros cristianos solo permitían su consumo el día que conmemora la resurrección de Cristo.

Otra de las razones históricas por la que los devotos evitan comer carne es porque la Semana Santa invita a la reflexión al recodar el sacrificio de Jesús por la humanidad, y comer carne roja era asociado a la lujuria.

En Piura hay una tradición para esta fecha especial, con el inicio de la cuaresma, todos los viernes se come un platillo llamado: Malarrabia.

Este platillo a base de pescado se come por 7 viernes seguidos hasta el Viernes Santo de la pasión de Cristo y como toda tradición tiene su historia.


Semana Santa en Piura: tradiciones que no conocías y el significado de sus días


HISTORIA DE LA MALARRABIA

Según el catedrático de la Universidad Nacional de Piura Miguel Godos Curay indica que existen muchas historias sobre el origen de este platillo que es una mixtura de sabores, entre dulce, salado, ácido y el toque picante, infaltable para los piuranos.

La historia con la que más se identifican los piuranos sobre el origen de este plato, en palabras de Godos Curay, es que fue producto de la rabia interior de una ama de casa, cansada de cocinar todos los días para su esposo.

Ante la insistencia de su pareja por su almuerzo, la mujer cogió los ingredientes que encontró: plátano, arroz y pescado y tras unos minutos en la cocina, ofreció el platillo.

Años después, ese platillo se ofrece en diferentes presentaciones; lo podemos encontrar en las picanterías de Catacaos, en un menú económico dentro del Mercado de Piura, así como también en los restaurantes más finos de la ciudad.

El platillo de malarrabia se puede disfrutar durante siete viernes y lo que nunca puede faltar es el plátano madurito, cebolla, tomate, pescado fresco y hasta queso.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir