¿Se viene un sequía?

¿Se viene un sequía?

Dicen que el peor desastre para la humanidad es una sequía. El agua, pese a los problemas que puede ocasionar, es vida. Después de un intenso periodo lluvioso los campos quedan verdes y rápidamente se regeneran especies. El desierto florece. Sin agua llega el hambre y la miseria, todo muere. Piura ahora vive la falta de agua y nadie sabe si esto es pasajero o puede prolongarse.

No llueve. La falta de agua en la zona costera empieza a preocupar a la población que ve cómo se va febrero y no ha caído ni una sola gota de lluvia. Marzo es el mes con mayor precipitación, históricamente señala el oceanógrafo Luis Icochea Salas, quien indica que todavía hay posibilidades de que pueda llover.

No llueve. La falta de agua en la zona costera empieza a preocupar a la población que ve cómo se va febrero y no ha caído ni una sola gota de lluvia. Marzo es el mes con mayor precipitación, históricamente señala el oceanógrafo Luis Icochea Salas, quien indica que todavía hay posibilidades de que pueda llover en lo que queda del verano. Los campesinos, en Piura tienen esperanza en el Miércoles de Ceniza y en San José. Las consecuencias del cambio climático se viven en Piura. En la parte alta, por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar está lloviendo.

No son lluvias torrenciales, pero hay algo de agua, explica el especialista en Meteorología de la Universidad de Piura, Rodolfo Rodríguez, pero en las partes bajas la falta de agua ya se siente. Zonas como Montero, Canchaque, Paimas, Buenos Aires de Morropón y otros distritos interandinos la ausencia de lluvias ya se siente. Solo hay polvareda y no se atreven a sembrar maíz o trigo.

Para el caso del maíz ya pasó la época, los que se aventuraron, a inicios de año a instalar algunas áreas ya se perdieron por la falta de agua. Para Rodríguez estamos en medio de una sequía, la cual no ha sido declarada por los organismos estatales, pero de continuar con este patrón de lluvias lo que se viene es preocupante, aunque las autoridades llaman a la calma y evitar alarmar a la población. Las zonas más favorecidas, en este momento, con la lluvia son el distrito de Ayabaca, Sapillica, Huancabamba, Carmen de la Frontera y Huarmaca. Ha llovido, no en las cantidades habituales, pero por lo menos, hay algo de agua.

Muy preocupante

Si bien en la ciudad, la población no siente la necesidad del agua quienes si comienzan a preocuparse son los agricultores. El gerente de la Junta de Usuarios de San Lorenzo, Juan Gómez, indica que, en estos meses el reservorio nunca disminuye, por lo menos se repone lo que se saca, pero este año están perdiendo 2,5 millones de metros cúbicos diarios.

El pasado martes, la presa tenía 133 millones de metros cúbicos y los ingresos estaban entre 16 y18 metros cúbicos por segundo, cuando el promedio histórico es superior a los 40 metros cúbicos por segundo. San Lorenzo depende de la cuenca del río Quiroz y del Chipillico. Si bien es cierto que se han registrado lluvias en Ayabaca y Sapillica, la intensidad no es tan fuerte como para que haya aportes suficientes al sistema. La campaña recién se está iniciando y para que concluya con éxito se debe almacenar agua en estos meses para llegar bien a diciembre.

“Normalmente por esta época los agricultores no piden agua porque tienen la de la lluvia, pero ahora hay alta demanda, estamos en turno de riego y estamos sacando más de lo que ingresa”, sostiene. Icochea Salas señala que agua de trasvase puede haber en los próximos días, sobre todo para la zona de la Cordillera, pero no se ve que hayan aportes desde el Pacífico. La Comisión Multisectorial ENFEN mantiene el estado de Alerta No Activo, debido a que actualmente no se observan condiciones para el desarrollo de un evento El Niño frente a la costa en los próximos meses.

La Comisión Multisectorial Encargada del Estudio del Fenómeno El Niño (Efen), en su informe del pasado 13 de febrero señala que hay un calentamiento del mar y se espera que estas anomalías positivas persistan y marzo estaría arribando una onda Kelvin cálida lo cual favorecería la ocurrencia de lluvias por encima de lo normal, en la zona baja y media de los departamentos de Tumbes y Piura.

De los departamentos de Tumbes y Piura principalmente, sin llegar a ser extraordinarias. Según el Servicio de Meteorología e Hidrología (Senamhi) en febrero debió de llover unos 303 litros por metro cuadrado, para la zona de Santo Domingo, sin embargo, lo registrado es de 47 litros. Para Piura el promedio histórico es de 42,1 mm, hasta la fecha no ha caído ni una sola lluvia. La última fue la del 28 de diciembre con un registro de 12 litros por metro cuadrado.

Chira

El reservorio de Poechos tiene acumulados 245 millones de metros cúbicos. Está en la cota 100 y la tendencia es a seguir disminuyendo. Si bien es cierto que febrero es un mes en el cual se mantiene el volumen bajo de la presa, los aportes son menores que las salidas. El Banco Mundial, el año pasado, recomendó mantener el reservorio en la cota 103 como medida de seguridad, debido a la falta de equipos de auscultación. Poechos fue repotenciado para operar en la cota 106, con un nivel cercano a los 500 millones de metros cúbicos, ahora solo tiene 245 y disminuye tres millones por día.
Los técnicos de la presa señalan que por medidas de seguridad no se puede elevar el volumen, pero aun así ven con preocupación que el río Chira tenga aportes muy bajos, para la época.

Sequía

El ingeniero Rodolfo Rodríguez señala que Piura no está a salvo de una sequía. Las ha habido en años pasados y la última fue la del 2016 cuando al finalizar el año se perdieron cultivos de limón y banano por falta de agua, especialmente en la zona de San Lorenzo. En el Bajo Piura se perdieron cultivos de arroz. Luego de la sequía se dio paso al Niño Costero del 2017. En Piura las sequías extremas no se han llegado a sentir debido a la existencia de los reservorios de Poechos y San Lorenzo, pero este año la preocupación tanto de autoridades como de agricultores es grande.

 

Por Teo Zavala

COMPARTIR     Twittear Compartir