Se cosecha lo que se siembra

Se cosecha lo que se siembra

Sus colegas e incondicionales se solidarizan con Wilmar Elera, caído en desgracia tras ser elegido como tercer vicepresidente de la Mesa Directiva, pues la mala suerte no le llegó en forma de gotas, sino de lluvia.

Particularmente, creemos que no se trata de mala suerte, sino el resultado de lo que el propio parlamentario sembró durante su periplo profesional y político. Lo raro es que la justicia –extrañamente y después de 10 años-, recién se pronuncia.

Por ahora Elera solo ha perdido el cargo en la Mesa Directiva, pero no su libertad ni su condición de parlamentario, aunque la sentencia diga 6 años de prisión.

Y es probable, con lo burocrática que es la justicia, que todo quede allí, porque el congresista –ha dicho-, apelará y seguirá haciéndolo en segunda, e infinita instancia; recurriendo incluso al TC. Mientras esto suceda, Elera ya habrá concluido su función parlamentaria.

Lo único que agravaría su situación es si aparece la sentencia sobre el caso de corrupción en la obra de alcantarillado de La Unión por lo que la Fiscalía especializada pide 12 años de cárcel. Lo irónico de este caso es que el elector apuesta siempre por elegir a personas cuestionadas como Elera.

 

 


Síguenos en nuestras redes sociales:


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.