¿Por qué es importante dejar de fumar tras sufrir un infarto?
septiembre 7, 2023
Autor: Victor Palacios

Compartir:

El tabaquismo y la depresión son dos factores que suelen ir de la mano, y ambos se consideran factores de riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

Esta vez, un grupo de expertos se ha querido centrar en cómo mejora la vida de las personas que se alejan del tabaco tras sufrir un infarto de miocardio.

Pues lo cierto es que los fumadores que sufren depresión en el momento de sufrir un infarto y que posteriormente dejan de fumar tienen más probabilidades de mejorar su estado de ánimo que los que continúan con el hábito, según concluye una investigación que ha sido presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología ESC 2021.

El objetivo principal del estudio fue analizar si los pacientes de infarto de miocardio deprimidos que dejan de fumar presentan alguna mejoría en su salud mental respecto a los que siguen fumando tras sufrir este ataque al corazón.

Así se hizo el estudio

Los expertos seleccionaron a 1.822 pacientes que sufrían síndrome coronario agudo de la cohorte suiza SPUM-ACS. Este síndrome coronario agudo incluía tanto los infartos como la angina inestable.

Mediante un cuestionario, los profesionales evaluaron el estado de tabaquismo tanto en el momento de la hospitalización por síndrome coronario agudo, como un año después de enfermar.

De los participantes, un total de 1.076 pacientes eran no fumadores en el momento de la hospitalización y un año después. Por lo tanto, los autores dividieron a los 746 que sí fumaban en «fumadores continuos» (392 pacientes que fumaban en el momento de la hospitalización y un año después) y pacientes “que dejaron de fumar» (354 pacientes que dejaron de fumar durante el año posterior al evento cardíaco).

Por otro lado, se evaluó la depresión y el uso de fármacos antidepresivos mediante la escala de depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES-D). De este modo, los participantes fueron clasificados como «deprimidos» o «no deprimidos» tanto al inicio, como al año. Al inicio, 411 pacientes estaban deprimidos y 1411 no lo estaban. Al año, 461 pacientes estaban deprimidos y 1361 no lo estaban.

Además, los investigadores también analizaron las asociaciones entre el tabaquismo y la depresión tras ajustar la edad, el sexo, el índice de masa corporal, la educación, el estado civil, la actividad física, el consumo de alcohol, la diabetes, los antecedentes de enfermedades cardiovasculares, la asistencia a la rehabilitación cardíaca y las dosis altas de estatinas al alta de todos los participantes.

Así, este análisis se realizó en los 411 fumadores que estaban deprimidos en el momento de la hospitalización. Uno de los objetivos de los investigadores fue examinar si los que dejaron de fumar al año siguiente tenían más probabilidades de mejorar sus síntomas depresivos en comparación con los que siguieron fumando.

Los no fumadores mejoraron los síntomas depresivos

Los resultados concluyeron que, en comparación con los fumadores que continuaron con el hábito en el año siguiente del evento cardíaco, los que dejaron de fumar tenían más probabilidades de mejorar sus síntomas depresivos y ser clasificados como «no deprimidos».

Con estos datos, Kristina Krasieva, estudiante de medicina de la Universidad de Lausana, en Suiza, y autora del estudio, insiste en que existen diversas investigaciones que “han demostrado que dejar de fumar se asocia con beneficios para la salud mental”.

Esta experta asegura que este estudio “amplía este patrón a los supervivientes de ataques cardíacos”, por lo que esperan que los resultados animen a los fumadores que han sufrido un infarto a dejar el hábito.

Vía Mundo Deportivo

Más populares
Victor Palacios
Editor web de El Tiempo y La Hora. Periodista y fundador del equipo digital del diario El Tiempo. Comunicador con experiencia en Marketing Digital, Data Analyst, SEO, Web Design, Email Marketing e Ecommerce.