Dexametasona: para qué sirve y qué dólar quita
diciembre 1, 2023
Autor: Redacción El Tiempo

Compartir:

La dexametasona es un medicamento utilizado en Perú para tratar diversas afecciones. Se utiliza para aliviar la inflamación, tratar ciertos tipos de cáncer, controlar el asma y las alergias graves, y manejar las náuseas y los vómitos. También se emplea en enfermedades que afectan diferentes sistemas del cuerpo, como la sangre, la piel, los ojos, la tiroides, los riñones, los pulmones y el sistema nervioso. Hay diferentes presentaciones y formas de administración de este medicamento, y es importante seguir las indicaciones médicas y tener en cuenta posibles efectos secundarios.

PUEDES LEER ? ¿Cuáles son sus propiedades medicinales de la planta «Turre»?

¿Qué es la dexametasona y para qué sirve?

La dexametasona es un medicamento utilizado en el Perú para tratar diversas afecciones. Se trata de un esteroide sintético que se prescribe principalmente para aliviar la inflamación en el cuerpo. Su acción antiinflamatoria es especialmente útil en condiciones como artritis, enfermedades respiratorias y problemas alérgicos.

Además de su efecto antiinflamatorio, la dexametasona se utiliza en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer, como la leucemia y el linfoma, ayudando a reducir la inflamación causada por estos tumores. También se utiliza para controlar los síntomas del asma y de las alergias graves, como la rinitis alérgica y la urticaria, brindando alivio a los pacientes.

Otra de las aplicaciones de la dexametasona es el tratamiento de las náuseas y los vómitos, ya sea por enfermedad o por efectos secundarios de otros tratamientos médicos. Además, se utiliza en diversas enfermedades que afectan diferentes sistemas del cuerpo, como problemas oculares, dermatológicos, renales, pulmonares y del sistema nervioso.

PUEDES LEER ? ¿Qué es la cremoquinona y dónde puedo comprarlo en Perú?

Uso de la dexametasona en el tratamiento de diferentes afecciones

La dexametasona se utiliza para reducir la inflamación en el cuerpo y aliviar los síntomas asociados. Ayuda a disminuir la hinchazón, enrojecimiento, dolor y molestia causados por enfermedades inflamatorias como la artritis, la dermatitis y la colitis ulcerosa.

Tratamiento de ciertos tipos de cáncer

En algunos casos de cáncer, la dexametasona se utiliza para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia, como las náuseas y los vómitos. También puede ayudar a disminuir la inflamación causada por algunos tipos de tumores.

Control del asma y las alergias graves

La dexametasona se utiliza como parte del tratamiento para controlar los síntomas del asma y las alergias graves. Ayuda a reducir la inflamación en las vías respiratorias, lo que facilita la respiración y alivia los síntomas como la dificultad para respirar, la tos y la congestión nasal.

Manejo de náuseas y vómitos

La dexametasona puede ser recetada para controlar las náuseas y los vómitos causados por diversas condiciones médicas, como la quimioterapia, la radioterapia o la enfermedad del movimiento. Ayuda a reducir la sensación de malestar y mejorar la calidad de vida del paciente.

Aplicación en enfermedades en diferentes sistemas del cuerpo

Además de las afecciones mencionadas anteriormente, la dexametasona se utiliza en el tratamiento de enfermedades que afectan otros sistemas del cuerpo, como enfermedades de la piel, los ojos, la tiroides, los riñones, los pulmones y el sistema nervioso. Ayuda a reducir la inflamación y controlar los síntomas asociados con estas enfermedades. Es importante destacar que el uso de la dexametasona en el tratamiento de estas afecciones debe ser indicado por un médico y seguir sus instrucciones específicas.

Presentaciones y formas de administración de la dexametasona

La dexametasona está disponible en distintas presentaciones para adaptarse a las necesidades de cada paciente. A continuación, se describen las diferentes formas de administración de este medicamento:

Tabletas de diferentes dosis y colores

Las tabletas de dexametasona vienen en distintas dosis y colores, según la indicación médica. Es importante seguir las instrucciones de dosificación y tomarlas con alimentos o leche para disminuir la acidez estomacal, si así lo indica el médico.

Líquido intravenoso

La dexametasona también puede administrarse a través de líquido intravenoso, especialmente en casos en los que se requiere un efecto más rápido o en situaciones de emergencia. La dosis y la velocidad de administración serán determinadas por el médico.

Gotas para los ojos

Para tratar afecciones oculares, la dexametasona se presenta en forma de gotas para los ojos. Estas gotas deben ser aplicadas siguiendo las indicaciones precisas del médico. Es fundamental lavarse bien las manos antes de la aplicación y evitar el contacto directo del gotero con los ojos para prevenir infecciones.

Recuerda que la forma de administración de la dexametasona dependerá de la afección y de la respuesta individual al tratamiento. Siempre es importante seguir las indicaciones médicas cuidadosamente y no modificar la dosificación sin consultar al médico.

Precauciones y recomendaciones al tomar dexametasona

Es fundamental seguir las indicaciones médicas al tomar dexametasona para garantizar un uso seguro y efectivo del medicamento. Algunas precauciones y recomendaciones importantes a tener en cuenta son las siguientes:

Seguir las indicaciones médicas

Es crucial seguir las instrucciones proporcionadas por el médico o el proveedor de atención médica al tomar dexametasona. Esto incluye la dosificación correcta y la forma adecuada de administración según la afección y la respuesta individual al tratamiento. No se debe interrumpir el tratamiento sin consultar al médico, ya que esto puede tener efectos adversos en la salud.

Posibles efectos secundarios a tener en cuenta

La dexametasona puede tener efectos secundarios y es importante estar consciente de ellos. Algunos de los efectos secundarios que se pueden presentar incluyen irritación estomacal, dolor de cabeza, cambios en la personalidad y el humor, aumento del apetito, dificultad para dormir, problemas visuales, cambios en el ciclo menstrual, aumento de peso, retención de líquidos, aumento de los niveles de azúcar en la sangre, disminución de los niveles de potasio en la sangre, reducción de la masa muscular y debilidad muscular, dificultad para cicatrizar heridas, disminución en el crecimiento, piel delgada y sensible, y huesos debilitados.

Informar al médico sobre alergias y medicamentos

Es esencial informar al médico sobre cualquier alergia a la dexametasona o a otros medicamentos. Además, se debe mencionar cualquier medicamento, vitamina, suplemento nutricional o producto a base de hierbas que se esté tomando, ya que algunos medicamentos pueden tener interacciones con la dexametasona.

Informar sobre enfermedades y antecedentes médicos

Es importante informar al médico sobre cualquier enfermedad o antecedente médico, como tuberculosis, cataratas, glaucoma, hipertensión arterial, infarto, problemas emocionales, depresión, miastenia gravis, osteoporosis, malaria, úlceras, enfermedad hepática, renal, cardiaca, intestinal o de la tiroides. También se debe mencionar si se tiene alguna infección sin tratar o infección por herpes en el ojo, ya que esto puede afectar el uso de la dexametasona.

Cuidados adicionales durante el tratamiento

Durante el tratamiento con dexametasona, es importante tomar precauciones adicionales. Se debe evitar la administración de vacunas sin consultar al médico, ya que esto puede afectar la respuesta del sistema inmunológico. También se recomienda mantener distancia de personas enfermas y lavarse las manos con frecuencia debido a la disminución de la capacidad del cuerpo para combatir infecciones.

Consideraciones especiales durante el embarazo, lactancia y cirugía

La dexametasona requiere precauciones adicionales durante el embarazo y la lactancia. Es importante informar al médico si se está embarazada o si se queda embarazada durante el tratamiento con este medicamento. El médico evaluará los beneficios y los riesgos potenciales para tomar una decisión adecuada.

En el caso de la lactancia, también se debe informar al médico, ya que la dexametasona puede pasar a la leche materna y afectar al bebé. El médico tomará las medidas necesarias para asegurar la seguridad del bebé y la madre durante este periodo.

Antes de someterse a una cirugía, es esencial informar al médico o dentista sobre el uso de dexametasona. Este medicamento puede afectar la respuesta del cuerpo a la cirugía y puede ser necesario ajustar la dosis o tomar precauciones adicionales.

Asimismo, el médico puede recomendar realizar exámenes oculares de forma regular durante el tratamiento con dexametasona, ya que este medicamento puede afectar la salud de los ojos. Mantener una comunicación abierta y seguir las indicaciones del médico son fundamentales para garantizar un tratamiento seguro y efectivo durante el embarazo, la lactancia y antes de cualquier procedimiento quirúrgico.

Realización de exámenes oculares y ajuste de pruebas médicas

En el caso del tratamiento con dexametasona, es importante realizar exámenes oculares de manera regular bajo la supervisión médica. Esto se debe a que la dexametasona puede afectar la salud ocular y es necesario monitorear posibles cambios o complicaciones.

Además, es importante informar al médico o al personal del laboratorio sobre el uso de dexametasona antes de someterse a cualquier prueba médica. Esto se debe a que la presencia de este medicamento en el organismo puede alterar los resultados de ciertas pruebas, y es necesario realizar ajustes o considerar esta información al interpretar los resultados.

La realización de exámenes oculares y el ajuste de pruebas médicas son medidas de precaución necesarias para asegurar la efectividad del tratamiento con dexametasona y evitar posibles complicaciones. Es fundamental seguir las indicaciones y recomendaciones del médico para garantizar una correcta evaluación y monitoreo del estado de salud durante el tratamiento.

Importancia de llevar una lista de medicamentos y no compartir dexametasona

Al utilizar dexametasona como tratamiento, es esencial llevar siempre una lista escrita de todos los medicamentos que se están tomando, incluyendo aquellos sin receta, vitaminas y suplementos herbales. Esta lista resulta útil para recordarle al médico todos los medicamentos durante cada visita médica y en caso de necesitar atención médica de otro proveedor de salud.

Además, es fundamental no compartir la dexametasona con otras personas, ya que este medicamento debe ser recetado individualmente por un médico. Cada persona tiene necesidades y respuestas al tratamiento únicas, por lo que compartir la dexametasona puede tener consecuencias negativas para la salud.

Precauciones con el consumo de alcohol y acciones en caso de efectos secundarios graves

Es importante tener precaución al consumir alcohol mientras se está tomando dexametasona, ya que el alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar úlceras estomacales y hemorragias gastrointestinales. Se recomienda evitar o limitar el consumo de alcohol durante el tratamiento.

En caso de experimentar efectos secundarios intensos o graves, como dolor abdominal intenso, confusión, debilidad muscular grave, cambios en la visión, dolor en el pecho o dificultad para respirar, es fundamental contactar de inmediato al médico o buscar atención médica de emergencia. Estos síntomas podrían ser indicativos de una reacción adversa o complicación que requiere atención médica inmediata.

Es esencial seguir las indicaciones del médico en cuanto a la dosificación y duración del tratamiento con dexametasona. No se debe interrumpir el tratamiento sin consultar al médico, ya que esto puede tener consecuencias negativas para la salud. El médico puede ajustar las dosis o realizar un seguimiento más estrecho si se presentan efectos secundarios o se requiere un cambio en el régimen de tratamiento.

Más populares
Redacción El Tiempo
Redacción El Tiempo. Autor de contenidos y de las últimas noticias del diario El Tiempo. Experiencia como redactor en varias temáticas y secciones sobre noticias de hoy en Piura, el Perú y el mundo.