Sube el riesgo de accidentes por el cierre de un carril de la av. Irazola en Miraflores

Sube el riesgo de accidentes por el cierre de un carril de la av. Irazola en Miraflores

Quienes toman los buses interurbanos que pasan frente al hospital Cayetano Heredia ahora corren mayor peligro de ser atropellados, al verse obligados a esperar estas unidades, apostados sobre un delgado muro del sardinel central.

El riesgo se incrementó desde que un carril de la avenida fue cerrado, debido a la construcción del nuevo puente Juan Pablo II. Esto obliga a los conductores a circular por un solo carril en doble sentido en la Irazola, en el tramo comprendido entre las calles Los Diamantes y Los Juncos. Este hecho dificulta el paso de los transeúntesquienes corren el riesgo de ser víctimas de atropellos.

El problema se complica porque muchas calles aledañas no pueden ser usadas como desvíos por tener las pistas rotas debido a los trabajos de cambio de alcantarillado. Los más perjudicados son los familares de los pacientes. Muchos de ellos son madres que se ven obligadas a exponer al peligro a sus niños, mientras esperan la llegadea de los buses.

Debido a la falta de control policial, los peatones cruzan intempestivamente con el fin de alcanzar cupo en los buses que pasan a gran velocidad. Cabe mencionar que no solo se ha cerrado la vía, sino también la berma central de la avenida, sin dejar espacio para los transeúntes.

Peatones

Ciudadanos consultados protestaron porque, al cerrar la vía, la empresa que consatruye el nuevo puente, no dió prioridad al peatón.

“La autoridades y las empresas constructoras no piensan en los ciudadanos de a pie, porque no han dejado espacio para que los peatones puedan transitar a pesar de que esta es una vía muy transitada”, señaló el docente Carlos Requena.

La enfermera Mercedes Vegas, manifestó que para tomar la movilidad que la traslade a su hogar, tiene que esperar los buses en la peligrosa zona, porque las unidades solo pasan por aquí.

“Es mayor peligro es para las personas mayores y señoras que llevan niños en brazos, la constructora encargada de la obra del puente, debería dejar más espacio para las personas que esperan la movilidad en la vía”, señaló.

Polvo Tóxico

Al peligro de accidentes se suma el de contraer enfermedades, debido a que la avenida constantemete está invadida por nubes de polvo. Los transeúntes consultados se preguntaron si las autoridades competentes esperan a que haya consecuencias lamentables para proteger a la población.

 

Por: Agustín Santiago

COMPARTIR     Twittear Compartir