Rescatistas se aproximan a unos 500 metros de donde puede estar la comunicadora

Rescatistas se aproximan a unos 500 metros de donde puede estar la comunicadora

a2

Gerardo Cabrera

El equipo de rescatistas está más cerca que nunca de encontrar a Aleida Dávila, la periodista de la minera Río Blanco. El mal tiempo volvió a impedir el rescate.

     Ayer salimos caminando desde el caserío Cabuyal a las 5 a.m. hacia la parte baja de Cerro Negro, en la sierra de Ayabaca, para encontrarnos con los 5 rescatistas PNP de alta montaña de Áncash y un técnico de la Fuerza Aérea. Ellos se internaron el martes pasado en esas difíciles estribaciones donde aún se busca a Segundo Tacure, Orlando Pastrana y Aleida Dávila, extraviados desde el 11 de julio.

Precisamente allí, el jefe de esta brigada socorrista, César Camones, reconoció que a su equipo le faltó solo 500 metros para llegar al punto donde Manuel Herrera –según las coordenadas de su GPS- dejó a Aleida Dávila, pero por la lluvia constante y los fuertes vientos fue difícil avanzar. “Había una neblina por la que no veías ni a 5 metros. El frío es muy intenso allá arriba. Así que para evitar riesgos decidimos bajar hacia el río Aranza. Debemos prepararnos mejor”, refirió.

Esto fue luego de que 4 efectivos policiales – del contingente emplazado en Ania –  les dieran el alcance para ayudarlos en su ubicación y alimentación, ya que se encontraban debilitados tras más de 15 horas diarias intentando bajar hacia Cabuyal.

El Tiempo estuvo presente en este apoyo a los rescatistas. Desde Cabuyal caminamos por los cerros unas 7 horas hacia unos tres mil metros de altura en las estribaciones duras y con torrentes de viento en Cerro Negro. Los rescatistas de alta montaña y el técnico FAP esperaban que la lluvia cese para avanzar; dos brigadas estaban muy débiles. Hoy volverán a la carga.

COMPARTIR     Twittear Compartir