Entre protestas, Gobierno chavista acusa a 8 países de atizar un golpe

Entre protestas, Gobierno chavista acusa a 8 países de atizar un golpe

Grupos de opositores al régimen del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvieron a enfrentarse contra militares y policías de ese país, y recibieron gases lacrimógenos en su intento de avanzar y tomar el centro de la ciudad de Caracas para expresarse contra el chavismo.

Los miembros de seguridad impedían el paso a los opositores para que no interrumpieran la manifestación oficialista que se llevaba a cabo en dicho lugar, por el Día Internacional del Trabajo y a favor del presidente Maduro.

Los incidentes se presentaron en El Paraíso (zona oeste), donde unas 300 personas intentaban sobrepasar un cordón de seguridad para protestar frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Similares expresiones se dieron en Santa Mónica, en la zona centro oeste de Caracas, donde un grupo de jóvenes permaneció cerca de la barrera militar. Algunos encapuchados lanzaron piedras y retornaron los gases a la Policía.

 

Venezuela

 

“¡Libertad! ¡Libertad!”, coreaba la multitud ante la reacción de la Guardia Nacional, mientras en los edificios, los vecinos retumbaban sus cacerolas.
Otro millar de personas se concentraba en el sector acomodado de Altamira (este de Caracas) con la intención de marchar hacia la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que igualmente se ubica en el centro de Caracas. Sin embargo, los accesos al sector se hallaban fuertemente bloqueados por las autoridades.

Un mes protestando

La oposición venezolana cumplió ayer lunes un mes de protestas continuas con manifestaciones en las calles, exigiendo elecciones generales. Culpan a Maduro de la grave crisis política y económica que soporta el país petrolero. Las manifestaciones dejan hasta el momento un saldo de 28 muertos y cientos de heridos, de los cuales se acusan mutuamente el Gobierno y sus adversarios.

Maduro, elegido hasta enero de 2019, sostiene que las protestas, sumadas a lo que denuncia como una “guerra económica”, buscan crear las condiciones para un golpe de Estado y una intervención extranjera en Venezuela.

Coincidentemente, ocho países latinoamericanos emitieron un comunicado conjunto en la cancillería de Colombia, e hicieron votos para que surjan “soluciones negociadas” ante la crisis política en Venezuela, así como por el respeto de los Derechos Humanos en un país en “grave crisis humanitaria”, provocando las sospechas del Ejecutivo venezolano.

COMPARTIR     Twittear Compartir