Presidente Biden: ¡justicia!

Presidente Biden: ¡justicia!

“Puede que no sea fácil definir qué es la justicia, pero parece que la reconocemos –al menos su ausencia- cuando la vemos”.

Presidente Joe Biden, saludos y desde ya los mejores éxitos en su gestión. Las disculpas del caso, por empezar en su primer día de gobierno, no reclamando ni pidiendo algo, simplemente me atrevo a calificar su gobierno como un futuro de justicia. El Mundo necesita justicia. Tiene sed y hambre de justicia. Tu pueblo anhela justicia.

Comprendemos que asume una responsabilidad en un contexto de odio generado por un ser humano a quien no le importó la unión en su país, el respeto por la vida no le interesó, la crisis económica la acentuó y hereda al pueblo norteamericano sus huestes neofascistas, violentistas, que seguro generarán caos.

Su triunfo ha significado una verdadera expresión de democracia, porque el pueblo evangélico que no comparte con usted su catolicismo, ha votado en gran número por su partido. A pesar, pues, de las amenazas, existen fortalezas y oportunidades de una ciudadanía, mayoritaria de norteamericanos que velarán porque haga un buen gobierno de justicia.

Para el mundo y especialmente para nosotros los latinoamericanos, nos interesa ver en EE. UU. un nuevo rostro en su política internacional. No queremos la presencia de “grandes potencias”, ya sean norteamericana, china, rusa, etc., con pretensiones de dominación y de no respeto a los intereses internos de cada país. Ese nuevo rostro que anhelamos tiene que ser el rostro de la solidaridad, del acompañamiento y de la inversión justa que permita el desarrollo humano sostenible de los pueblos. Sin paternalismos ni opresión. Necesitamos consolidar un mundo de paz y de justicia.

Presidente Joe Biden, “no empecemos preguntándonos como será una sociedad totalmente justa, sino qué injusticias remediables existen para cuya eliminación pueda darse un acuerdo razonado” (Amartya Sen, 2008). Si bien es evidente que la tarea es ardua (pandemia, crisis económica, violencia, corrupción, etc.), allí está un nuevo equipo de diputados y senadores, ministros y funcionarios con la única lógica: la de hacer justicia. Que nuestro Dios de Justicia y de Paz os encamine.


Escrito por: Héctor Castro Mondragón
COMPARTIR     Twittear Compartir

Héctor Castro Mondragón

Héctor Castro Mondragón

Sociólogo